Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Toshiba rebota un 9,43% en la última sesión del año y despide 2016 con una subida anual del 13,3%

Las acciones de Toshiba han cerrado la sesión del viernes en la Bolsa de Tokio con una subida del 9,43%, que permite a la compañía enjugar en la última sesión del año la caída acumulada durante la última semana hasta el 36,5%, aunque en el conjunto del ejercicio 2016 los títulos de la multinacional han experimentado una revalorización del 13,3%.
De este modo, la capitalización bursátil de Toshiba se despide de 2016 en 9.746 millones de euros, una cifra inferior en 5.509 millones a la del cierre de la semana pasada, aunque en el conjunto de 2016 representa un incremento del 1.271 millones de euros.
La cotización de Toshiba había sufrido un fuerte correctivo durante las cuatro primeras sesiones de esta semana, cuando llegó a encadenar caídas del -16,97% el jueves, del -20,43% el miércoles, del -11,62% el martes y del -0,67% del lunes, lo que llegó a reducir en más de un 40% el valor bursátil de la compañía.
El reciente desplome de las acciones de Toshiba responde a la advertencia que el pasado martes hacía el conglomerado japonés sobre el multimillonario deterioro del valor de los activos adquiridos en diciembre de 2015 por su filial estadounidense Westinghouse, lo que podría impactar negativamente sus resultados financieros.
En concreto, el grupo japonés informó de que el coste para completar los proyectos vigentes en EEUU de la constructora nuclear CB&I & Webster --adquirida por su filial Westinghouse en diciembre de 2015-- son superiores a lo inicialmente estimado, lo que podría deteriorar su valor en "varios miles de millones de dólares".
Toshiba indicó que el deterioro del fondo de comercio está "bajo estudio" y que no puede precisar el impacto, aunque sus estimaciones actuales se sitúan "varios miles de millones de dólares".
Como consecuencia del deterioro, Toshiba revisará sus previsiones financieras para el cierre del año fiscal y publicará "lo antes posible" sus nuevas proyecciones una vez pueda determinar el impacto de la operación en las cuentas de Westinghouse, aunque advierte de que provocará un "impacto negativo" en sus cuentas anuales.
A raíz de este anuncio, las agencias de calificación crediticia Standard & Poor's y Moody's han rebajado en un escalón sus respectivos ratings para Toshiba, que pasan a situarse en 'B-' y 'Caa1', respectivamente, decidiendo ambas entidades mantener en revisión de cara a recortes adicionales la calificación de la compañía.