Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Toshiba se hunde un 16% por la incertidumbre sobre el impacto de las amortizaciones

Las acciones Toshiba han cerrado la sesión del jueves en la Bolsa de Tokio con una caída del 15,98%, que hundía el precio hasta los 242,3 yenes, el más bajo desde el 26 de mayo de 2016, y que supone la pérdida del 45% del valor en Bolsa del conglomerado japonés desde que a finales del pasado mes de diciembre alertara del deterioro de "miles de millones de dólares" experimentado por los activos adquiridos en 2015 por su filial estadounidense Westinghouse lo que podría impactar negativamente sus resultados financieros y ha desatado rumores acerca de las opciones de futuro para la compañía.
La caída del 15,98% de este jueves, que durante algunos momentos de la sesión llegó a ser incluso del 26,5%, implica la depreciación de la compañía en 1.780 millones de euros en una sola jornada, lo que amplía a 6.992 millones de euros el deterioro de la capitalización bursátil de Toshiba desde el pasado 26 de diciembre.
El recrudecimiento de las caídas en Bolsa del conglomerado nipón responde a la incertidumbre sobre el impacto final de las amortizaciones de activos, que algunos medios japoneses, incluyendo el diario 'Nikkei' y la cadena de televisión NHK, cifraban en más de 500.000 millones de yenes (4.100 millones de euros), lo que forzaría a la compañía a desprenderse de activos para captar hasta 300.000 millones de yenes (2.460 millones de euros).
En este sentido, la multinacional ha emitido un comunicado en el que subraya que "estas informaciones no tienen como base ningún anuncio por parte de Toshiba", señalando que las cifras 2aún están por determinar" y se siguen estudiando las medidas para hacer frente a su posible impacto.
Por otro lado, este miércoles Toshiba salió al paso de las informaciones de la prensa japonesa referidas a la potencial escisión y colocación en Bolsa del negocio de semiconductores de la compañía, que habría iniciado conversaciones al respecto con Western Digital, indicando que estos reportes "no tienen como base ningún anuncio de Toshiba".
"Toshiba posiciona su negocio de memorias como una actividad central y está estudiando la posibilidad de su separación en una compañía independiente. Sin embargo, en este punto no se ha decidido nada", puntualizó la empresa nipona.