Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Tesoro se financia por primera vez a tipos negativos en la subasta a seis meses

El Tesoro Público ha colocado 4.646 millones de euros en letras a seis y doce meses y ha ofrecido un interés medio negativo (-0,002%) en la subasta a seis meses por primera vez en su historia y prácticamente cero en el caso de las letras a doce meses, con lo que retoma con éxito las subastas después del parón de 20 días sin celebrar emisiones.

El organismo ha vuelto a aprovechar la buena evolución de la prima de riesgo, que se sitúa en torno a los 100 puntos básicos y la compra masiva de bonos por parte del BCE, para financiarse gratis e incluso cobrar algo por las letras a seis meses, con lo que ha pulverizado las rentabilidades mínimas históricas de las subastas previas.
A pesar de la caída de la rentabilidad, los inversores han vuelto a demostrar sus preferencias por la deuda pública española, ya que la demanda de los mercados ha superado con creces lo finalmente adjudicado y se ha situado por encima de los 11.200 millones de euros, más del doble de los 4.600 millones colocados.
En concreto, en la subasta a seis meses el organismo ha vendido entre los inversores 725 millones de euros a un tipo de interés marginal del 0,000% y un tipo de interés medio, que por primera vez en la historia se ha situado en tasas negativas del -0,002%. La demanda ha superado en cinco veces lo finalmente colocado en los mercados, frente a las 4,1 veces de la subasta anterior.
En la subasta a doce meses, el Tesoro ha colocado 3.920,96 millones de euros, con un tipo de interés marginal del 0,010% y una demanda que ha superado en 1,9 veces lo vendido entre los inversores, frente a las 2,1 veces de la subasta previa. La rentabilidad media, en este caso, se ha situado en el 0,006%.
La rentabilidad negativa no afectará al pequeño inversor, dado que en agosto del pasado año el Tesoro introdujo modificaciones normativas ante la posibilidad de que los valores a más corto plazo llegaran a tipos de interés por debajo de cero en subasta, como ha sucedido este martes.
PROTECCIÓN AL PEQUEÑO INVERSOR ANTE TIPOS NEGATIVOS
De esta forma, las peticiones de letras del Tesoro que se realicen en modalidad de suscripción no competitiva (el comprador dice la cantidad que quiere adquirir pero no la rentabilidad mínima que espera) se declaran automáticamente como no presentadas si el tipo medio (que es el que sirve como referencia para estas adjudicaciones) es negativo, como ha sido el caso de la emisión de letras a seis meses.
Tras la subasta de este martes, el organismo público volverá a los mercados este mismo jueves, 9 de abril, con una nueva subasta de bonos y obligaciones, en la que tratará de seguir con la buena racha de las últimas emisiones. En abril, volverá a emitir el día 16 (bonos y obligaciones) y el día 21 (letras).
Desde comienzo de año el Tesoro ha captado 49.200 millones de euros, el 34,7% de la previsión de emisión a medio y largo plazo para todo el año de acuerdo con la estrategia el organismo, que cifra en 141.996 millones de euros el dinero que espera captar en 2015. El coste medio de la deuda del Estado a la emisión se situó en el 1,01% a cierre de marzo, frente al 1,52% de diciembre de 2014.