Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Tesoro triunfa y coloca 5.288 millones

El Tesoro Público ha aprovechado la buena situación de los mercados para cerrar con éxito la primera subasta del año y colocar 5.288 millones en bonos a 5 y 15 años, ofreciendo a los inversores tipos más bajos en el caso del papel a más largo plazo.

El organismo ha superado con creces su objetivo de emisión, ya que esperaba captar entre 4.000 y 5.000 millones de euros en la emisión.
En concreto, el organismo ha vendido 3.527 millones en una referencia nueva a cinco años con cupón del 2,75% y vencimiento a 30 de abril de 2019. La demanda ha superado en 1,8 veces lo colocado y el interés se ha situado en el 2,382%. Las cifras no son comparables por tratarse de una referencia nueva, aunque en diciembre el Tesoro vendió otro bono a cinco años con un interés medio más alto (2,722% de tipo medio y 2,740% de tipo marginal). De hecho, al analizar la serie histórica se ve que nunca el Tesoro ha ofrecido un interés tan bajo por el papel a cinco años.
Por otro lado, el organismo ha colocado 1.761 millones en obligaciones a 15 años con cupón del 5,15% y vida hasta el 31 de octubre de 2028. En este caso, la demanda ha superado en 2,7 veces lo vendido, igual que en la anterior ocasión, y el interés medio ha pasado del 4,809% registrado en septiembre al 4,192% actual.
De esta forma, el organismo ha cerrado con éxito la primera subasta del año y ha logrado sacar partido al buen momento que atraviesan los mercados, con la prima de riesgo estable por debajo de los 190 puntos básicos y la rentabilidad por debajo del 4%.
También es la primera emisión desde que se conoce la estrategia del Tesoro para 2014, que pasa por realizar emisiones netas por valor de 65.000 millones este año, lo que supone un 10% menos que el año pasado (unos 72.000 millones).
A lo largo del ejercicio, no se cambiarán las modalidades de emisión de instrumentos de deuda y se intentará abaratar el coste, mantener o ampliar la vida media de la deuda y diversificar la base inversora. Así, el organismo cubrirá la mayor parte de sus emisiones mediante subastas ordinarias de bonos y obligaciones, siguiendo el calendario habitual anunciado a principios de año.