Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El calor acaba con el negocio de las terrazas

Tapas de calor, raciones de sofoco o comidas a 40 grados dejan las terrazas vacías. Lo comprobamos en la Plaza del Pilar de Zaragoza. La Plaza Mayor de Ciudad Real también sobrevive sin clientes y con muchas pérdidas, de hasta el 40% comparado con el año anterior. En Sevilla, ni las sombrillas ni los chorritos invitan a tomar algo. En Valencia sufren una clientela demasiado asfixiada. Pero en Madrid encontramos a una valiente, aunque las mesas y sillas se quedarán solitas hasta por la tarde, cuando las terrazas recobren su refrescante vida.