Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Telefónica se deja más de un 4% en bolsa tras suspender la OPV de Telxius

Los analistas ven un "traspiés" para Telefónica la fallida operación, pero creen que tendrá un impacto limitado
Las acciones de Telefónica han cerrado este viernes con una caída de más del 4% como consecuencia de su decisión de cancelar la salida a bolsa de su filial de infraestructuras Telxius debido a la baja valoración que los inversores habían realizado de la compañía.
En concreto, los títulos de Telefónica se han dejado en la última sesión de la semana un 4,045%, aunque finalmente han conseguido mantenerse por encima de los nueve euros, al bajar desde los 9,395 euros en los que cerró el jueves hasta los 9,015 euros.
Esta fuerte caída ha llevado a Telefónica a liderar los descensos del Ibex 35, que ha conseguido poner freno a las caídas de en torno al 2% registradas durante la jornada y ha concluido finalmente la sesión con una bajada del 0,19%, situándose en los 8,779 puntos.
Telefónica anunció este jueves a cierre de mercado que, de común acuerdo con las entidades coordinadoras globales, había decidido desistir de OPV de Telxius, por no considerar "adecuada" la valoración de la compañía implícita en las órdenes de compra recibidas.
Los analistas consultados por Europa Press consideran que esto ha supuesto un "traspiés" y una mala noticia para Telefónica en su plan para reducir su elevado nivel de endeudamiento, pero creen que su impacto será limitado, ya que la compañía cuenta con otras alternativas para desapalancarse y la filial de infraestructuras tampoco era "la solución a todos sus problemas".
UN TRASPIÉS PARA TELEFÓNICA.
El analista de Renta 4 Iván San Félix ha reconocido que el fracaso de la salida a bolsa de Telxius es un "traspiés" para Telefónica y una noticia "negativa", pero ha subrayado que no era la principal forma que tenía el grupo para reducir su endeudamiento.
San Félix ha remarcado que la cantidad que preveía captar Telefónica con la OPV de Telxius iba a ayudar a la compañía en su necesario proceso de reducción de deuda, pero tampoco iba a ser "la solución definitiva". "Es bastante más importante que salga bien la OPV de O2, porque el importe es superior", ha agregado.
Asimismo, ha incidido en que Telefónica también sigue teniendo margen para volver a emitir bonos híbridos y en que se está hablando de la posibilidad de que venda una parte de Telxius, ya que existe interés por el negocio de las torres de telefonía móvil.
El analista de XTB, Borja Rubio, ha resaltado que, como se está viendo en el corto plazo, la suspensión de la salida a bolsa es una "mala noticia" para Telefónica que la coloca en una situación "delicada", pero ha añadido que tampoco tiene mucho sentido que se precipite ahora en sus decisiones.
"Era una bocanada de oxigeno para Telefónica, para tampoco iba a solucionar todos sus problemas con la OPV de Telxius. Parece ahora que Telxius iba a ser la solución a todos los problemas de Telefónica y para nada, tiene que resolver todavía muchos asuntos", ha afirmado.
En este sentido, ha remarcado que la clave está ahora en cuál será el siguiente paso que va a dar Telefónica, ya que se pondrán sobre la mesa del consejo asuntos como el dividendo y podría producirse alguna rebaja de rating de la compañía.
Así, ha reconocido que, tras las operaciones fallidas de la venta de O2 a Hutchison y la OPV de Telxius, a Telefónica no le quedan muchas opciones de llevar a cabo operaciones de activos con esta calidad y esta rentabilidad, y ha señalado que no espera que la salida a Bolsa de O2 tenga lugar antes de que acabe el año.
PELIGRO DE REBAJA DE RATING.
El analista de Self Bank, Felipe López-Gálvez, ha incidido en que esta noticia que "no va gustar en absoluto" a las agencias de rating y ha advertido de que una rebaja de la nota, que S&P y Fitch tienen a un solo escalón del 'bono basura', le generaría problemas adicionales para financiarse, ya que el BCE dejaría de comprar deuda del grupo como parte de su programa de compra de bonos corporativos.
Asimismo, alerta de que si Telefónica no anuncia alguna desinversión de aquí al 27 de octubre, día en el que presentarán sus resultados trimestrales, es posible que en esa misma fecha se vean obligados a cancelar o reducir dividendo.
López-Gálvez ha remarcado que la cantidad que preveía captar Telefónica con la OPV de Telxius no era "nada despreciable", pero no hubiera servido por sí sola para reducir la elevada deuda y coincide en que la operación realmente importante es la de O2.
"Telefónica es consciente de que ya no podrá recaudar los 13.000 millones de euros que firmó con Hutchison y que Bruselas echó atrás, pero sí ingresar una cantidad que podría rondar los 10.000 millones. Este montante sí supondría una reducción considerable de la deuda que permitiría a la empresa afrontar el futuro con un mayor optimismo", ha defendido.
MEJOR CANCELAR QUE MALVENDER.
Por otro lado, el analista de Renta 4 considera que Telefónica ha hecho bien al optar por cancelar la OPV en vez de rebajar el precio del activo, ya que no es bueno asumir un recorte de la valoración de activos cuando sólo es una alternativa más para reducir deuda.
Asimismo, Rubio cree que no hubiera tenido mucho sentido que Telefónica hubiera "malvendido" Telxius, ya que la importancia de esta operación tampoco era "vital" para reducir su endeudamiento, al que afecta más la reducción de su coste financiero por la política del Banco Central Europeo (BCE).
Por su parte, el analista de Self Bank ha señalado que le cuesta pensar que Telefónica haya cancelado esta OPV sin tener detrás "un plan alternativo", por lo que ha afirmado que no le extrañaría que próximamente haya noticias sobre la venta de O2 en Reino Unido.
"Ya sea por esta u otra razón, el mercado debería apreciar que Telefónica no esté dispuesta a vender Telxius a cualquier precio. Dado que es un negocio poco común y sin demasiados comparables, Telefónica está en mejor disposición de valorarla incluso que los inversores institucionales a los que iba dirigida la OPV", ha argumentado.