Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TUE avala la quita a los depósitos del rescate de Chipre

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) ha avalado este marte la quita a los depósitos que se efectuó en el marco del rescate de Chipre, al haber desestimado los recursos interpuestos por varios particulares y una sociedad chipriotas que reclamaban indemnizaciones por la reducción del valor de sus depósitos.
Varios ciudadanos chipriotas y una sociedad domiciliada en el país afectados por la quita a depósitos bancarios presentaron distintos recursos ante el Tribunal General de la UE, dirigidos fundamentalmente a que la Comisión Europea y el BCE les abonaran una indemnización equivalente a la disminución de sus depósitos. Este tribunal desestimó en noviembre de 2014 los recursos de indemnización, al concluir que eran en parte inadmisibles y en parte infundados.
En su sentencia de este martes, el tribunal europeo ha anulado los estos autos de 2014, al entender que es admisible solicitar a la Comisión Europea y al BCE una indemnización por daños y perjuicios.
Sin embargo, ha desestimado las indemnizaciones por considerar que el Ejecutivo comunitario no incurrió en una violación del derecho de propiedad de las personas que están en el origen de los recursos, garantizado por la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE.
En concreto, el TUE señala que en este caso no se cumple el primer requisito necesario para generar la responsabilidad extracontractual de la UE -- la ilicitud de la actuación imputada a la institución comunitaria -- , puesto que el objetivo del rescate de Chipre responde al objetivo general de garantizar la estabilidad del sistema bancario de la zona euro en su conjunto.
Además, el tribunal europeo ha confirmado los autos del Tribunal General de la UE que desestimaron otros recursos que pretendían la anulación de la declaración del Eurogrupo de 2013 sobre la reestructuración del sistema bancario chipriota. El TUE ha entendido que el Tribunal General juzgó correctamente que dicha declaración no podía considerarse una decisión común del BCE y del Ejecutivo comunitario.