Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TUE anula el veto de Bruselas a iniciativas ciudadanas que cuestionen iniciar negociaciones como el TTIP

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) ha anulado este miércoles la negativa de la Comisión Europea a registrar la Iniciativa Ciudadana Europea para frenar las negociaciones para un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos (TTIP, por sus siglas en inglés), al tiempo que ha advertido de que "nada justifica excluir del debate democrático" las decisiones que afectan a la apertura de negociaciones de acuerdos internacionales.
El fallo sostiene que la iniciativa 'Stop TTIP' "no constituye una injerencia" en el desarrollo del procedimiento legislativo para iniciar las negociaciones, tal y como sostiene Bruselas, sino que es el "detonante legítimo" de un debate democrático en el momento oportuno.
El caso se remonta a 2014, cuando un comité de ciudadanos presentó la petición ciudadana para que el Ejecutivo comunitario planteara al Consejo y al Parlamento Europeo revocar el mandato para negociar el TTIP y también frenar la aplicación del acuerdo comercial cerrado con Canadá (CETA).
Además de la oposición a estos acuerdos por el contenido de algunas de sus disposiciones, 'Stop TTIP' también pedía evitar que negociaciones "carentes de transparencia" debilitasen los estándares de protección laboral, social, medioambiental y otros.
El Tribunal con sede en Luxemburgo rechaza el argumento de la Comisión Europea de que la decisión de abrir negociaciones no entra dentro de las competencias a las que podría afectar las iniciativas ciudadanas, porque está excluida del concepto "acto jurídico".
Bruselas sostiene que la propia autorización no está comprendida en ese concepto debido a su carácter preparatorio y a la falta de efectos frente a terceros.
Sin embargo, el TUE ha concluido que el fin perseguido por la iniciativa es permitir a los ciudadanos "participar más en la vida democrática" de la UE y, por tanto, la acción ayudaría a suscitar el debate democrático sin tener que esperar a la adopción del acto jurídico cuya modificación o abandono en definitiva se persigue.