Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El sector TIC ha destruido 106.000 empleos en los dos últimos años, según UGT

El empleo de especialistas formados en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en España descendió en más de 106.000 personas entre los años 2014 y 2015, según ha denunciado la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT.
Para el sindicato, estos datos confirman la "desastrosa gestión" de legisladores, reguladores y políticos en la "necesaria modernización" del modelo económico español, "carente de inversión tecnológica y de una cultura empresarial innovadora que acometa la transformación digital" que requiere el tejido productivo.
UGT señala que esta "masiva" destrucción de puestos de trabajo en el ámbito de las TIC contrasta con el crecimiento de países como Francia, Reino Unido y Alemania.
El sindicato critica que de los 38 países analizados por Eurostat en su informe de octubre, sólo ocho presentan un saldo negativo y ninguno se acerca a las cifras de destrucción que presenta España. Noruega, el segundo país en esta clasificación, suprimió 12.300 empleos en este sector durante ese periodo.
Según ha detallado UGT, el número de profesionales en TIC en España es de 426.800, inferior a los 428.600 empleados del año 2009, y el porcentaje de empleo de este sector sobre el total es cada vez menor, un 2,4%, de forma que retrocede a niveles de 2010.
En términos de género, el empleo TIC en España está "profundamente masculinizado", según UGT, ya que el 82,6% son hombres y el porcentaje de mujeres especialistas en este sector ha descendido dos puntos desde 2005.
Estos datos confirman la "absoluta decadencia" del tejido productivo español desde un punto de vista tecnológico, por lo que UGT reitera el "carácter paradójico" del mercado laboral, ya que "mientras que desde la Comisión Europea se insiste en la falta de trabajadores especializados en TIC, España no cesa de enviar al paro a estos profesionales".
En opinión del sindicato, este "dramático fracaso" se debe a la falta de un liderazgo legislativo y gubernamental que impulse políticas de estímulo y fomento de I+D+i, a la aplicación sistemática por parte de los reguladores de modelos ultraliberales a espaldas del mercado de trabajo y a la ausencia de cultura empresarial innovadora que acometa la transformación digital que requiere el tejido productivo.