Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Standard Chartered también se enfrenta a posibles acciones del regulador financiero de Hong Kong

El pasado viernes UBS indicó que podría ver suspendidas sus labores de asesoramiento corporativo en Hong Kong por decisión del regulador
El regulador financiero de Hong Kong tiene intención de emprender acciones contra Standard Chartered, cuyo negocio se concentra principalmente en Asia, en relación al patrocinio de una salida a Bolsa asesorada en la región en 2009, según informó el banco británico durante las presentación de sus cuentas trimestrales, donde admitió que dicha acción podría tener "consecuencias financieras" para la entidad.
La advertencia a Standard Chartered se produce días después de que UBS indicase que el regulador de Hong Kong podría impedir a la entidad helvética prestar asesoramiento corporativo en el país por un "periodo de tiempo" por su implicación, también, en ciertas salidas a Bolsa en el país.
"El grupo ha sido informado por la Comisión de Valores y Futuros de Hong Kong de que tiene intención de emprender acciones contra Standard Chartered en relación con su papel como patrocinador de una salida a Bolsa en Hong Kong en 2009", reza el comunicado de la entidad, que añade que, "si el regulador actúa", podría tener "consecuencias financieras" para la división de valores de la entidad en Hong Kong.
El margen operativo de Standard Chartered se redujo un 15,6%, hasta 10.275 millones de dólares (9.326 millones de euros), en los nueve primeros meses del año, mientras que el banco contabilizó un beneficio legal antes de impuestos en este periodo de 1.046 de millones de dólares (949 millones de euros), un 58,6% inferior.
En el tercer trimestre, el margen operativo del banco fue de 3.465 millones de dólares (3.145 millones de euros), 5,9% menos que en el mismo periodo del año anterior, mientras que el beneficio antes de impuestos cayó un 5%, hasta 153 millones de dólares (139 millones de euros).
"Los niveles de beneficio e ingresos todavía no son aceptables", comentó al respecto el consejero delegado de Standard Chartered, Bill Winters, quien señaló que centrándose en las necesidades de sus clientes mejorará el rendimiento de la entidad.