Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los trabajadores de Spanair deciden qué hacer tras el cierre de la compañía

Los empleados celebran asambleas en sus sedes de Madrid, Barcelona y Santiago

Los trabajadores de Spanair se reúnen para estudiar las medidas a tomar tras el anuncio del cierre de la compañía. Así, los empleados celebrarán este lunes asambleas en sus sedes de Madrid, Barcelona y Santiago para decidir qué hacer tras el cese de la aerolínea. El domingo, la empresa comenzó a negociar con la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (Iata) una solución para devolver el dinero a los clientes que ya habían comprado billetes. Según se ha estimado, la compañía dejará en tierra a más de 83.000 personas hasta el viernes.
Los trabajadores de Spanair prevén reunirse este lunes en asambleas en las respectivas sedes de la compañía en Madrid, Barcelona y Santiago.
Asi, los empleados dedicidán qué medidas tomar tras el cese de actividades de la compañía anunciado el pasado viernes.
350 millones de euros de deuda
Por su parte, según ha publicado 'La Vanguardia', los damnificados pueden superar el medio millón de personas, y los importes no son elevados al tratarse de trayectos cortos.
El rotativo señala que Spanair acumula unos 350 millones de euros de deuda: 149 a Scandinavian Airlines, su antiguo propietario; 50 a entidades bancarias por un crédito, sindicado en su mayoría por La Caixa; 10 a Fira de Barcelona, y 80 a los proveedores, además de los nueve millones con los que el Ministerio de Fomento puede sancionarle.
La compañía, al igual que pasó con Air Comet y Air Madrid, no dispone de activos con los que hacer frente a las deudas: la flota de 27 aviones con los que operaba no son de su propiedad, sino que estaban en régimen de alquiler, ha confirmado a Europa Press la compañía.
Las mismas fuentes han indicado que el bufete que lleva el caso es Roca Junyent Advocats, que podría presentar concurso de acreedores la semana que viene.
El cese de operaciones de la aerolínea este viernes por la noche ha dejado en tierra solo durante el fin de semana a 22.771 pasajeros, el 85 por ciento de ellos en Barcelona y Madrid, de los que ha recolocado en otras compañías a 8.034 pasajeros para volar hasta el lunes.
Mil euros como parte de la nómina de enero
Spanair ha ingresado a sus trabajadores mil euros para cubrir parte de la nómina de enero, según ha informado el presidente del comité de empresa, Ricardo Oso.
Fuentes de la empresa han explicado que se espera ingresar la totalidad de la nómina de cada trabajador a lo largo de los próximos días.
El cese de operaciones de la aerolínea deja en el aire a los 2.000 empleados de la compañía, de los que el personal de tierra y oficinas deberá acudir este lunes a trabajar, según un comunicado que han recibido de Spanair.
Según ha avanzado este domingo 'La Vanguardia', los damnificados pueden superar el medio millón de personas, y los importes no son elevados al tratarse de trayectos cortos.
El rotativo señala que Spanair acumula unos 350 millones de euros de deuda: 149 a Scandinavian Airlines, su antiguo propietario; 50 a entidades bancarias por un crédito, sindicado en su mayoría por La Caixa; 10 a Fira de Barcelona, y 80 a los proveedores, además de los nueve millones con los que el Ministerio de Fomento puede sancionarle.
La compañía, al igual que pasó con Air Comet y Air Madrid, no dispone de activos con los que hacer frente a las deudas: la flota de 27 aviones con los que operaba no son de su propiedad, sino que estaban en régimen de alquiler, ha confirmado a Europa Press la compañía.
Las mismas fuentes han indicado que el bufete que lleva el caso es Roca Junyent Advocats, que podría presentar concurso de acreedores la semana que viene.
El cese de operaciones de la aerolínea este viernes por la noche ha dejado en tierra solo durante el fin de semana a 22.771 pasajeros, el 85 por ciento de ellos en Barcelona y Madrid, de los que ha recolocado en otras compañías a 8.034 pasajeros para volar hasta el lunes.
El cierre deja en el aire a los 2.000 trabajadores de la compañía, más 2.000 empleos indirectos que dependían de ella, como los empleados de Newco Airport Services, dedicada a la asistencia de aeronaves en los aeropuertos españoles.