Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La "mejora de la recaudación" permite "anticipar la reforma del IRPF"

El Gobierno aprobará el próximo vienes, 10 de julio, el adelanto de la rebaja del IRPF anunciado ayer por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, coincidiendo con la aprobación también del techo de gasto y de la revisión del cuadro macroeconómico. Según indicó la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros la "mejora de la recaudación" ha permitido "anticipar la reforma".

Al término de la reunión del Consejo de Ministros, la vicepresidenta señaló que la rebaja fiscal será aprobada mediante un real decreto-ley y entrará en vigor desde el 1 de julio, de tal manera que, según destacó, más de 20 millones de contribuyentes y sus familias van a notar la reducción desde este mismo mes gracias al recorte de las retenciones, lo que dejará en sus bolsillos 1.500 millones de euros.
De hecho, una vez que el Ejecutivo apruebe la nueva rebaja del IRPF, la Agencia Tributaria pondrá a disposición de las empresas en días posteriores el nuevo sistema de cálculo de retenciones para que las asalariados puedan notar ya en su nómina de julio la rebaja del impuesto, según trasladaron a Europa Press en fuentes del Ministerio de Hacienda.
Las mismas fuentes admiten la complejidad técnica de aplicar a mitad de año una nueva tarifa del impuesto, pero añaden que Hacienda está ya trabajando intensamente para que todo esté listo para el próximo viernes y los contribuyentes se beneficien desde este mismo mes de la rebaja fiscal.
Lo que Gobierno no tiene ninguna intención de adelantar es la rebaja adicional prevista para 2016 del Impuesto sobre Sociedades, de modo que los cambios que aprobará el día 10 de julio se limitarán exclusivamente al IRPF y a la rebaja al 15% de las retenciones aplicadas a todos los autónomos y no sólo a los que tengan ingresos inferiores a los 15.000 euros anuales.
Según Sáenz de Santamaría, la rebaja fiscal está "plenamente encajada" en la política económica del Gobierno, centrada en mejorar el crecimiento económico y la creación de empleo y compensar a los españoles con el esfuerzo que les pidieron al inicio de la legislatura, en un momento en el que la recaudación "se ha intensificado" y el Ejecutivo cuenta con "margen suficiente" para llevar a cabo nuevas rebajas fiscales.
"Contribuimos a devolver a los ciudadanos el esfuerzo fiscal que les pedimos, de tal manera que a finales de 2015 la mayor parte de las rentas pagarán menos impuestos de los que pagaban en 2011, lo que unido a la mejora de la situación del empleo, me lleva a afirmar que este Gobierno, pese a las dificultades, puede congratularse de que el crecimiento económico nos permite empezar a devolver el esfuerzo a los ciudadanos", subrayó.
Por otro lado, la vicepresidenta enmarcó la revisión al alza de las previsiones macroeoconómicas en la mejor evolución de la economía española y, entre otras variables, citó los cinco trimestres consecutivos de mejora del consumo privado, la confianza del consumidor, las matriculaciones de vehículos, las ventas minoristas o el aumento de la inversión, "que crece con fuerza".