Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sindicatos y patronal firman el nuevo convenio del sector de contact center

Los sindicatos CCOO y UGT y la Asociación Contact Center Española (ACE) firman este martes el VI convenio colectivo estatal del sector de atención telefónica, que pone fin a un largo periodo de negociación y movilizaciones y asegura "la mayor estabilidad laboral de toda la historia del sector" de contact center.
"El sindicato valora muy positivamente la firma de este convenio, que se consigue tras meses de negociación y movilizaciones en todo el sector", remarca CCOO Servicios en un comunicado.
Sindicatos y patronal alcanzaron un preacuerdo a finales del pasado marzo sobre este nuevo convenio que tendrá una vigencia de cinco años, desde el 1 de enero 2015 al 31 de diciembre de 2019, y que contempla una subida salarial en línea con el IPC.
CCOO Servicios remarca que el texto equipara el porcentaje de trabajadores indefinidos con los temporales, anulando así la prevalecía de estos últimos, y convertirá también en indefinidos a más de 10.000 trabajadores con contrato de obra y servicio anteriores a junio de 2010 que se habían quedado en el limbo tras las últimas reformas laborales.
Asimismo, CCOO también subraya que para reforzar esta estabilidad en los puestos de trabajo se ha creado una bolsa de empleo para aquellas campañas que pasan de una empresa a otra que da preferencia a los empleados antiguos sobre las nuevas contrataciones.
Por otro lado, el nuevo convenio contempla el incremento de la contratación a tiempo completo y establece dos turnos en los que sólo podrán estar asignados trabajadores con jornadas a 39 horas.
Tras anunciar el preacuerdo, los sindicatos afirmaron que durante la negociación han defendido dos objetivos básicos: que se mantengan los derechos fundamentales que la patronal ha querido eliminar e incluir nuevos derechos y una redacción clara que no dé lugar a interpretaciones interesadas.