Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sindicatos de Nueva Pescanova no firmarán una propuesta de convenio que supone "trabajar más y ganar menos"

Aunque los sindicalistas dicen que la negociación "está paralizada", la empresa reitera su "voluntad negociadora y diálogo"
Delegados sindicales de CIG, UGT, CUT y USO en las plantas de elaboración y frigoríficos del grupo Nueva Pescanova han advertido que no van a firmar "de ninguna de las maneras" la propuesta de convenio que plantea la empresa, puesto que, han sostenido, supone "trabajar más horas y ganar menos".
Por ello, y ante el "bloqueo" de la negociación, en una rueda de prensa este miércoles, representantes de estos sindicatos en los centros del grupo en Chapela, O Porriño y Arteixo, así como en Insuíña, han convocado a las 10.00 horas de este sábado en el Multiúsos da Xunqueira, en Redondela (Pontevedra), una asamblea para acordar respuestas y movilizaciones.
Tal y como han trasladado, aunque hay convenios previos, los directivos de la empresa pretenden "empezar de cero" porque "según ellos es una empresa nueva", si bien los trabajadores han rechazado "esta tesis". "La empresa cambió su nombre y perdió la memoria y su historia", han lamentado.
En este sentido, Ignacio Couñago, de UGT, ha hecho hincapié en que durante el "proceso de descomposición de la empresa, por una mala gestión que nada tiene que ver con los trabajadores", éstos mantuvieron la paz social, pero ahora Nueva Pescanova plantea "un convenio que se asemeja más al estatal".
"Es la compensación que nos ofrecen después de tres-cuatro años de tranquilidad", ha censurado, antes de añadir que "la paz social no es eterna, tiene precios", que pasan por la mejora de las condiciones sociales y laborales.
Una delegada de la CUT ha agregado en esta línea que la empresa no puede "echar abajo un convenio que se consiguió a base de mucho esfuerzo". "Quedar como estamos podía ser, pero no es así, en este momento estamos bloqueados porque en vez de avanzar, la empresa quiere retroceder, y no vamos a aceptar", ha concluido.
NEGOCIACIÓN
La negociación del convenio colectivo arrancó hace varios meses pero actualmente, según los sindicalistas, "está paralizada". "La empresa dice que no quiere dejar de negociar, pero desde el inmovilismo; nosotros tampoco pero siempre que sea un convenio digno", ha explicado la delegada del centro industrial de Chapela Candelaria Martínez.
La dirección del grupo Nueva Pescanova ha remitio este miércoles un comunicado que ha hecho llegar a los miembros del comité de empresa, en el que ha puesto en valor su "voluntad negociadora y de diálogo adoptada desde el primer momento", pues es "la base para alcanzar un acuerdo satisfactorio para ambas partes".
Así las cosas, para conseguir este propósito ha emplazado a los representantes sindicales "a continuar acercando posturas en las próximas reuniones fijadas en los distintos centros de trabajo" y ha aseverado que, por su parte, "continuará cumpliendo como hasta ahora el calendario de reuniones acordado".
PLANTEAMIENTOS DEL CONVENIO
De acuerdo con los sindicalistas, la empresa plantea "una rebaja brutal" en sus condiciones, en concreto, bajar los salarios, incrementar las jornadas laborales --en entre 12 y 16 horas anuales--, aumentar la flexibilidad de jornada --de lunes a domingo--, crear categorías "tercermundistas" e incluir IPCs variables.
Además, han indicado que en lo relativo a las nuevas contrataciones propone que los empleados cobren 12.260 euros brutos anuales en 14 pagas, con un aumento de 1.500 euros brutos anuales a los tres años, y otros 1.500 euros a los cinco años. "Malamente se puede subsistir" con ese sueldo, han considerado.
En este marco, han censurado que desde 2013 los trabajadores no han tenido "ningún tipo de aumento salarial y ahora vienen con estas imposiciones". "Es juego sucio, no puedes asegurar la competitividad de la empresa abaratando la mano de obra", han subrayado, insistiendo en que "hay puntos innegociables".
En esta línea, han apuntado que, después de que en 2013 y 2014 se mantuvieron los sueldos, el aumento salarial que propone ahora la empresa es del 0,25% para 2015, incremento que podría superar el 1% pero siempre que se cumplan "unas condiciones". En cambio, los trabajadores lo que piden es un 1,5% tanto para 2015 como para 2016.
"Con lo que nos intentan imponer no vamos a llegar a ningún tipo de acuerdo", han avisado, antes de criticar que mientras se proponen estos cambios la empresa está realizando "por arriba fichajes súper estrella, fuera de convenio y con salarios impresionantes".