Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Siemens recortará 4.500 empleos más en todo el mundo

El grupo alemán de ingeniería y energía Siemens llevará a cabo un recorte de plantilla en todo el mundo de 4.500 empleos, que se sumarán a los 7.800 anunciados el pasado mes de febrero, según ha anunciado la multinacional coincidiendo con la presentación de sus cuentas del segundo trimestre, cuando logró un incremento del 239% del beneficio neto, hasta 3.908 millones de euros, como consecuencia del impacto positivo de distintos elementos extraordinarios.

Siemens, que completa así prácticamente su reorganización, explicó que prescindirá de otros 4.500 empleados en todo el mundo, de los que se espera que unos 2.200 estén localizados en Alemania.
"No se conoce el desglose por países, salvo en el caso de Alemania", indicó a Europa Press un portavoz de Siemens, que cuenta en España con una plantilla de unos 3.400 trabajadores.
El pasado mes de febrero, la multinacional germana había anunciado ya un recorte de plantilla que afectaba a 7.800 empleados en todo el mundo, de los que unos 2.900 correspondían a Alemania.
La compañía alemana expresó en un comunicado su intención de incrementar la rentabilidad del negocio de generación de su división de gas y electricidad, así como de implementar un paquete de medidas adicionales para la reestructuración de actividades de baja rentabilidad crónica.
Así, en esta división, Siemens tiene previsto, entre otras cosas, agrupar las actividades de venta, realizar inversiones adicionales de unos 100 millones de euros destinados a la investigación y el desarrollo, optimizar la estructura del portfolio y mejorar los costes
"Estas medidas han sido adoptadas en respuesta a las persistentes dificultades del entorno en el mercado de generación", indicó la empresa en referencia a los cambios regulatorios, la caída de los precios, la agresiva competencia en el sector y la sobrecapacidad en algunas regiones a la que se enfrenta su negocio de gas y electricidad.
"Con la adopción de estas medidas, la reorganización estructural de la compañía se ha completado en su mayor parte", declaró el presidente y consejero delegado de Siemens, Joe Kaeser.
LOS EXTRAORDINARIOS DISPARAN EL BENEFICIO TRIMESTRAL
Por otro lado, Siemens ha informado de que su beneficio neto en el segundo trimestre de 2015 alcanzó los 3.908 millones de euros, una cifra un 239% superior a la obtenida en el mismo periodo del año anterior como consecuencia del impacto positivo de distintos elementos atípicos.
En concreto, la compañía precisó que sus cuentas se vieron impulsadas por las plusvalías logradas con las ventas de negocios como el de asistencia auditiva e información hospitalaria.
No obstante, la multinacional germana precisó que su beneficio procedente del negocio industrial disminuyó un 5% en el segundo trimestre del ejercicio fiscal, hasta 1.659 millones de euros.
La cifra de negocio de Siemens en su segundo trimestre fiscal alcanzó los 18.049 millones de euros, un 8,1% más, mientras que los pedidos sumaron 20.754 millones, un 16,2% por encima del dato del año anterior.
De este modo, en los seis primeros meses de su año fiscal, Siemens logró un beneficio neto de 5.004 millones de euros, un 91,7% más que en el mismo periodo del ejercicio precedente, aunque las ganancias vinculadas al negocio industrial bajaron un 4%, hasta 3.478 millones.
Los ingresos de Siemens se incrementaron un 6,6%, hasta 35.464 millones de euros, mientras que los pedidos sumaron 38.766 millones, un 2% más.
La multinacional germana ha confirmado sus previsiones, a pesar de considerar que el entorno de negocio "será complejo" en el ejercicio fiscal 2015, entre otras cosas debido a las tensiones geopolíticas.
De este modo, la compañía prevé que sus ingresos se mantengan estables en términos orgánicos, aunque las ganancias procedentes de desinversiones permitirán elevar el beneficio básico por acción en al menos un 15% con respecto a los 6,37 euros de 2014.