Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sidenor registró hasta agosto unas pérdidas de 13 millones de euros, según USO

La dirección informa a los sindicatos de que en la forja hay "malas expectativas" y no hay carga de trabajo en la fundición para 2017
Sidenor registró hasta agosto unas pérdidas de 13 millones de euros, prolongando así los años de números rojos que se dan desde 2013, y se repitieron en 2014 y 2015. En concreto, el pasado año el déficit se elevó a 33 millones de euros, y los últimos resultados económicos con signo positivo se registraron en 2012, según ha informado la Federación de Industria de USO.
Las Federaciones de Industria de los sindicatos con representación en la empresa han sido convocadas por la Dirección del Grupo Sidenor Aceros Especiales a una reunión informativa, con la finalidad de presentar la nueva Sidenor Aceros Especiales y explicar la situación actual de la compañía.
En cuanto a la actual situación productiva, la dirección ha informado de que existe una carga de trabajo desigual para las diferentes fábricas. En el caso de los pedidos para la automoción, existen muchos competidores y precios bajos que inciden directamente en los resultados pero se vislumbran "buenas expectativas" para mejorar en cuanto a la demanda de nuevos pedidos.
En la demanda relacionada con la energía, petróleo y la construcción mecánica ligada a los trenes de laminación de barras gruesas, la caída se sitúa en un 50% de su capacidad. En las calibradoras hay cierta estabilidad, así como en la forja malas expectativas y para la fundición no se contempla carga de trabajo para el ejercicio 2017.
Según se ha indicado a los sindicatos, el consejero delegado de Sidenor, José Antonio Jainaga, y su equipo directivo dieron un paso al frente porque la mayoría de las ofertas que tenía Gerdau suponían un "gran impacto en el fututo de cómo se había conocido la empresa hasta ese momento, con afectación importante en el empleo", por lo que asumen el reto por responsabilidad ligada a una trayectoria de vinculación con la compañía y al sector de los aceros especiales.
"DIÁLOGO ABIERTO"
La nueva dirección social ha manifestado su voluntad de "diálogo abierto" y colaboración con los agentes sociales en aras a tener interlocución con todos. Sobre la situación de coyuntura económica, se les ha trasladado que la deuda que mantienen con los bancos arrastrada de cuando era Gerdau está "dentro de los límites razonables" y que su objetivo será buscar nuevos recursos económicos para acometer las inversiones.
El objetivo de la empresa es garantizar la viabilidad futura de la misma, ya que expresa que se tienen unos "elevados costes fijos, así como altos costes laborales, una mayor competencia en Europa y Asia e igualmente una alta incidencia en los costes logísticos, ya que los clientes están lejos de los centros de producción", ha señalado USO, para añadir que la dirección se encuentra analizando la situación global del grupo en el corto plazo, para tomar una serie de medidas que "nunca serán de carácter traumático".
Entre las medidas, estarían tratar de refinanciar la deuda a mayor largo plazo, acometer las inversiones para asegurar el futuro (Inversión palanquilla 240 + nuevo tren de laminación en Basauri a falta de tomar la decisión final de llevarlo a cabo), introducirse en nuevos mercados y líneas de productos, concentración de las producciones, medidas de regulación, así como recabar el apoyo de las instituciones donde están ubicadas las distintas factorías.
Para la Federación de Industria de USO, las medidas que se puedan plantear tienen que ser consensuadas para garantizar la estabilidad industrial del conjunto del grupo, salvaguardar el empleo, así como los derechos individuales y colectivos de la plantilla.