Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La nueva Sidenor "atacará" desde Reinosa mercados como Irán, China o Mercosur

Firmado el acuerdo con el Gobierno de Cantabria que garantiza el empleo de la fábrica campurriana durante tres años
La nueva sociedad segregada de Sidenor Reinosa, en la que el Gobierno de Cantabria inyectará 15 millones de euros equivalentes al 24,9% de su capital social, desarrollará nuevos proyectos como piezas para el mercado de la energía eólica marina, y "atacará" nuevos mercados como Irán, China o Mercosur, hasta ahora "vetados" por la pertenencia al grupo Gerdau y a los que ahora podrá acceder con "total libertad".
Así lo ha explicado el consejero delegado de Sidenor, José Antonio Jainaga, durante la firma del acuerdo alcanzado con la empresa pública Sodercan, que ha estado presidida por el jefe del Gobierno de Cantabria, Miguel Angel Revilla, la vicepresidenta y presidenta de Sodercan, Eva Díaz Tezanos, y el consejero delegado de la empresa pública, Salvador Blanco.
En función de este acuerdo, Sidenor se compromete al mantenimiento del empleo en la fábrica de Reinosa durante los próximos tres años, y a realizar inversiones en activos fijos por importe de 4,5 millones de euros, y de otros 7,5 millones para el mantenimiento de las instalaciones durante el mismo periodo. Según Sidenor, las inversiones permitirán adecuar la fábrica a las necesidades de calidad, productividad, seguridad y competitividad.
Jainaga ha dicho que el acuerdo para segregar en una nueva empresa los activos de acería, fundición y forjado de grandes piezas de la fábrica de Reinosa, que se llamará Sidenor Forging and Casting (forja y fundición), compromete a Sidenor a un importante nivel de inversiones y de garantía de empleo que a su entender "no es habitual" y que "pocas empresas son capaces de asumir".
Según ha explicado, la primera consecuencia del acuerdo ha sido la paralización, en mayo, del expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) en la fábrica de Reinosa, que no se va a aplicar durante los dos años que le restan de vigencia "salvo acuerdo" con la representación laboral.
Jainaga ha dicho que el acuerdo para segregar en una nueva empresa los activos de acería, fundición y forjado de grandes piezas de la fábrica de Reinosa, que se llamará Sidenor Forging and Casting (forja y fundición), garantiza que "no va a haber despidos" y que la plantilla "va a estar siempre por encima de unos mínimos", calculados partiendo de la existente a 1 de enero de 2017 y descontando jubilaciones, posibles bajas por incapacidad y salidas voluntarias.
El consejero delegado de Sidenor ha destacado la "tranquilidad y visión de futuro" que ello aporta tanto a los trabajadores, que ha cifrado en 620 o 630, a las 130 personas que tienen contrato de relevo, y a todos los empleos indirectos. En ese sentido, ha dicho que hay 350 proveedores cántabros que trabajan para Sidenor y si la actividad sigue mejorando, otras empresas podrán acceder también.
Jainaga se ha mostrado "muy optimista" sobre la posibilidad de crecer comercialmente en los próximos años. De hecho, el plan de negocio prevé la contratación de 80 personas más en los próximos seis años como consecuencia del crecimiento de las ventas. "Pueden ser 80. pueden ser más, o pueden ser menos, pero creemos que el plan de negocio permite ser optimistas", ha afirmado a preguntas de los medios.
Según ha explicado, se va a potenciar la marca de Reinosa para que sea conocida en el mundo y se van a desarrollar nuevos productos como piezas de acero inoxidable, piezas para el mercado de la energía eólica marina o cilindros de laminación, y los nuevos diseños pasarán a ser propiedad intelectual de la sociedad.
Asimismo, Jainaga ha asegurado que se va a realizar un importante esfuerzo para mejorar la eficiencia y competitividad de la fábrica cántabra y, para ello, Sidenor dará soporte en materia de I+D a la nueva sociedad segregada, que, sin embargo, será la propietaria intelectual de esos desarrollos.
Además, la metalúrgica contribuirá a la actividad de la nueva sociedad para que, al margen de las piezas forjadas y fundidas, en el ámbito de la acería, suministre lingotes y barras forjadas para ser utilizadas en sus trenes de laminación o para fabricar bridas para torres eólicas y anillos laminados con destino a otras empresas.
SEDE SOCIAL EN CANTABRIA
La nueva sociedad tendrá su sede social y fiscal en la región, lo que supone que "las decisiones se van a tomar aquí", ha dicho Revilla tras recordar que el grupo Sidenor tiene la mayor parte de su actividad en el País Vasco.
El presidente de Cantabria ha recalcado que este acuerdo "marca un antes y un después en lo que ha sido hasta ahora la participación del Gobierno en la actividad económica". "Teníamos la obligación de hacer el máximo esfuerzo posible para llegar a un acuerdo que permita garantizar la supervivencia de la empresa y el mantenimiento de los puestos de trabajo", ha dicho.
Así, ha destacado la importancia del acuerdo firmado para salvaguardar el futuro de una empresa "vital e imprescindible" para Cantabria, para Campoo y para Reinosa, que da trabajo a más de 1.700 personas de forma directa e indirecta y que representa ella sola el 39% del PIB del sector de la metalurgia de Cantabria.
Revilla dicho que el Gobierno ha ido en todo momento "de la mano" de los trabajadores en la negociación para defender sus intereses.
Finalmente, ha reividicado la labor del Gobierno para salvaguardar la activad de otras empresas importantes como Sniace, Greyco y Forjas de Cantabria.
Por su parte, Díaz Tezanos ha felicitado expresamente al comité de empresa de Sidenor y al equipo de Sodercan dirigido por Iciar Amorrortu, y ha afirmado que se trata de un "acuerdo de futuro que garantiza la estabilidad del empleo y las inversiones necesarias para la modernización tecnológica y la competividad de la planta de Reinosa y garantiza que la inversión que realiza el Gobierno de Cantabria, mediante la compra de parte del accionariado de la empresa, se queda en Reinosa, y por tanto, revierte en la Comunidad Autónoma".
Al igual que el presidente, la vicepresidenta ha considerado que la de hoy es una "buena noticia" para los trabajadores de la planta de Reinosa, para toda la comarca, que vivía con preocupación la evolución de la empresa, y para la Comunidad Autónoma en general, ya que es una planta "estratégica" que representa el 0,8% del empleo total de Cantabria y el 1,39% del PIB regional.
La compra de las acciones se materializará "antes de fin de año, siempre que se cumplan los condicionantes del plan de socios". Según han explicado, calculan que para noviembre se materialice la segregación de los activos que van a conformar la nueva sociedad, "un trámite formal que lleva unos seis meses" y que incluye cuestiones administrativas y jurídicas pero también aspectos de operativa, como la separación física, la creación de accesos independientes, la definición y organización de los movimientos internos de productos, etc.
Los 15 millones a aportar por Sodercan se financiarán con cargo a los presupuestos regionales de 2018 y 2019, según ha precisado el consejero de Economía y Hacienda, Juan José Sota, este mismo martes en una comparecencia parlamentaria.