Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Senado ratifica el techo de gasto para 2017 y los objetivos de déficit presupuestario

El Pleno del Senado ha ratificado este martes los objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda pública para esta legislatura que ya aprobó el Congreso la semana pasada, así como el techo de gasto de 118.337 millones de euros para 2017.
De esta manera, los objetivos de estabilidad contemplan un déficit máximo del 3,1% del PIB para 2017, frente al 4,6% de este año, y de menos del 2,2% para 2018 y menos del 1,3% para 2019.
Según el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, estos límites supondrán que las corporaciones locales y las comunidades autónomas estén equilibradas y que la Administración Central registre un déficit del 0,3% el próximo año.
Por su parte, la deuda pública estimada será del 99% del PIB para el año que viene, para posteriormente bajar hasta el 97,7% en 2018 y al 95,4% en 2019.
Montoro ha asegurado en el Pleno del Senado que la propuesta se hace desde el convencimiento de que "la mejor forma de consolidar la recuperación económica es preservar las reformas estructurales y seguir reduciendo el déficit público de acuerdo con la senda concertada con la Comisión Europea".
El ministro ha celebrado que el plan presentado haya recibido "el más amplio apoyo parlamentario que ha tenido nunca una propuesta de techo de gasto de cualquier Gobierno", lo que considera "el triunfo del voto de la moderación" y "el significado auténtico de la política".
A pesar del apoyo mayoritario de la Cámara, algunas voces del grupo mixto se han alzado contra la propuesta, como es el caso del senador de CDC Josep Lluís Cleries i Gonzàlez, quien le ha reprochado que el esfuerzo para reducir el gasto "no lo ha hecho la Administración Central, sino las comunidades autónomas".
De la misma manera ha mostrado su rechazo el senador de EH Bildu Jon Iñarritu García, quien considera que el techo de gasto fijado es "antisocial y recentralizador" y que "no aborda el problema de la insuficiencia de ingresos, sino que perpetúa el desmesurado nivel de endeudamiento".
URGE A APROBAR EL PRESUPUESTO 2017
Por otra parte, Montoro ha enfatizado en la necesidad de aprobar unos nuevos Presupuestos Generales del Estado para 2017. "No es posible entender la estabilidad política de un país sin presupuestos generales del Estado actualizados a los objetivos que necesita", ha advertido.
En esta línea, ha recordado que este asunto no concierne solo al Gobierno sino que está en manos de los partidos políticos. "En sus manos está encomendada la estabilidad política de nuestro país", ha señalado.
El ministro ha asegurado que los Presupuestos Generales del Estado son necesarios para garantizar la correcta financiación de educación, sanidad y protección social que llevan a cabo los ayuntamientos y diputaciones provinciales.
Además, se ha comprometido a revisar la regla de gasto con los distintos partidos políticos que "puedan hacer aportaciones", aunque siempre en consonancia con las conclusiones derivadas de las instituciones europeas.
Según lo aprobado, la regla de gasto crecerá hasta el 2,1% en 2017, para aumentar al 21,3% en 2018 y al 2,5% en 2019.