Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Schindler advierte de que el incremento de costes obligará a subir precios de ascensores y escaleras mecánicas

Julio Arce, CEO de Schindler Iberia, señala que el aumento de costes ha de trasladarse necesariamente a los precios de manera inminente
La empresa de transporte vertical Schindler afronta el año 2017 con las buenas perspectivas a las que invita la recuperación del sector inmobiliario y el reto de seguir siendo una compañía puntera en I+D+i, pero también consciente de que el incremento de los costes del acero y del crudo entre otros, obligará a ajustar al alza unos precios que desde hace años sufren grandes deterioros en las diferentes gamas de productos y servicios.
En una entrevista con Europa Press, el CEO de Schindler Iberia, Julio Arce, ha explicado que el objetivo de la compañía es aumentar la cifra de ventas aprovechando el crecimiento del sector de la construcción, a la vista de que tanto la obra nueva como la rehabilitación de edificios están reactivándose. No en vano, según su cartera de pedidos, el Grupo Schindler en su conjunto prevé que sus ingresos aumenten de entre un 3 y un 5% en divisas locales para este ejercicio 2017.
En cualquier caso, Arce, que lleva más de una veintena de años en la compañía y desde enero de 2015 al frente de la división ibérica, traslada que los ascensores Schindler se fabrican con una gran parte de acero y otras aleaciones y, por ello, están fuertemente afectados por las fluctuaciones de precios de estos materiales.
Además, sus proveedores de logística se ven también afectados por los cambios en el precio del petróleo. Se trata de unos factores que, junto con los movimientos en los precios del cobre y otros productos básicos, llevan a un aumento general de precios, en la venta de nuevos ascensores, modernizaciones y reparaciones. Otros costes indirectos, como la mano de obra, afectan de igual manera a los servicios de mantenimiento.
También defiende que uno de sus objetivos principales pasa por mantener y fidelizar la extensa cartera de clientes centrándose en conservar los "máximos estándares de calidad y la excelencia del servicio a los clientes".
"Siempre intentamos aumentar el rendimiento operativo de nuestros procesos para satisfacer mejor las expectativas de los clientes mediante la prestación de servicios fiables", ha aseverado Arce, que pone en el centro de la acción, la cultura de la seguridad, basada en la prevención, la mejora continua y la sensibilización del riesgo y el cumplimiento de procedimientos cuidadosamente desarrollados.