Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Sareb se alía con una decena de promotores para desarrollar 1.100 viviendas

La sociedad prevé finalizar las obras a partir de 2018
La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) se ha aliado con una decena de promotoras para desarrollar unas 1.100 viviendas en un total de 19 suelos de superficie edificable seleccionados de la cartera de activos del conocido como 'banco malo'.
Según ha informado la sociedad en un comunicado, la iniciativa se impulsa de la mano de empresas promotoras de implantación local o nacional. Estas compañías desarrollarán los proyectos bien en régimen de coinversión o bien mediante permutas.
La sociedad liderada por Jaime Echegoyen ha indicado que esta iniciativa pretende revalorizar sus activos y facilitar su desinversión.
Los suelos elegidos son de uso residencial y se encuentran en Andalucía (4), Madrid (4), Cataluña (3), Baleares (2), Aragón (2), la Comunidad Valenciana (2), Asturias (1) y Castilla y León (1).
Los promotores seleccionados son Grupo Brial (con 4 desarrollos), Construcciones Amenabar (3), Grupo Bertolín (3), Inmobiliaria del Sur (1), Aldesa (1), Aelca (3), Desarrollos y construcciones Fomex (1), Atica (1), Monthisa (1), y Sequoia Desarrollos Inmobiliarios (1).
La Sareb ha afirmado que los promotores adjudicatarios fueron elegidos tras un proceso competitivo al que concurrieron 76 candidatos. El proceso de selección ha contado con el apoyo de Irea y de tres de los servicers de Sareb (Altamira, Servihabitat y Solvia).
La mayoría de las ofertas seleccionadas se ajustan a un modelo de coinversión, mediante el cual Sareb retiene la titularidad del activo mientras que el socio promotor aporta parte de la inversión y se responsabiliza de la construcción de la obra.
En otros cinco casos se ha optado por la permuta financiera para maximizar el retorno económico, ha explicado la sociedad. Esta alternativa consiste en la compra en firme del activo por parte del sociopromotor. El precio que recibe Sareb por el suelo se complementa más adelante con un porcentaje de los ingresos por la venta de las viviendas.
El 'banco malo' espera que las obras finalicen a partir de 2018 dependiendo de las características de las mismas. Además, ha avanzado que estudia ofertas por otros suelos que, de prosperar, ampliarían el perímetro de la iniciativa de coinversión.
DINAMIZARÁ LA ECONOMÍA Y REACTIVARÁ LA DEMANDA.
El director de gestión directa de Sareb, Juan Ramón Dios, ha valorado que esta iniciativa, además de aportar un "valor añadido" a los activos de la Sareb, también contribuye a dinamizar las economías locales y a reactivar la demanda en mercados con "escasa" oferta.
"Los suelos y los proyectos puestos en el mercado han sido seleccionados siguiendo criterios de eficiencia, idoneidad comercial y calidad técnica de las propuestas", ha señalado el directivo.