Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sareb amplía su cartera de inmuebles en alquiler hasta los 4.558 activos en el primer semestre

La sociedad busca aumentar el valor de los activos y recuperar costes de edificios poco óptimos para la venta
La Sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria (Sareb) ha ampliado su cartera de inmuebles en alquiler en el primer semestre del año, pasando de los 3.831 edificios de cierre de 2015 a los 4.558 al término de junio.
Del total, 3.900 son activos residenciales y 675 son de uso terciario, según consta en el informe semestral del llamado 'banco malo', que pone de manifiesto que a este crecimiento contribuye también la gestión de los inmuebles que, procedentes de adjudicaciones previas, tienen contratos de arrendamiento vigentes.
Con el impulso de la estrategia de alquileres, la sociedad busca aumentar el valor de los inmuebles de cara a una posible venta y recuperar costes en los casos de edificios poco óptimos para darles salida en este momento.
Para conformar esta cartera, Sareb ha fijado el perímetro de los activos en esta categoría, algo que ayudará a los servicers --Altamira, Haya RE, Servihabitat y Solvia-- a comercializarlos en alquiler y, en algunos casos, a compatibilizarlos con la venta.
EVITAR IMPAGOS
Posteriormente, la sociedad hace un selección de los arrendatarios, tanto para el alquiler como para la venta, con el fin de encontrar aquellos que les permitan mantener en niveles mínimos el grado de impago.
Sareb explica que se aplican criterios de selección homogéneos en todos los servicers para garantizar las rentas y, en el caso de desinversión, una adecuada valoración de los contratos de arrendamiento "vivos".
El llamado 'banco malo' también ha identificado promociones de vivienda pendientes de finalización o adecuación para las que se ha aprobado, o está en proceso de análisis, la terminación. "El objetivo es destinarlas al alquiler para evitar el deterioro, cubrir gastos y facilitar una venta futura", resume.
A lo largo de los seis primeros meses del año, la sociedad de activos también ha intentado recuperar "las rentas pendientes en los contratos vigentes" con la intención de mejorar los ingresos o asumir los inmuebles para su posterior venta.