Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santander traslada a los sindicatos que no conservará la marca Popular cuando culmine la integración

La integración financiera se prolongará durante los próximos 12 o 18 meses
El Banco Santander ha trasladado a los sindicatos de Banco Popular que no conservará las marcas Popular ni Pastor cuando culmine la integración entre ambos grupos, informaron a Europa Press en fuentes sindicales.
"No va a haber grupos y filiales, todo va a ser Santander cuando la integración finalice", ha sido el mensaje trasladado por Santander en una primera reunión de "toma de contacto" en la que han participado los representantes sindicales de Popular, el ex consejero delegado de la entidad Ignacio Sánchez Asiaín y su equipo de responsables de recursos humanos, y el director de recursos humanos de Santander España, Aurelio Velo Vallejo.
Otras fuentes sindicales consultadas por Europa Press aseguraron que Banco Santander ha evitado aportar más datos sobre los plazos en los que se realizará la integración entre ambas entidades, aunque sí han informado de que la integración informática se realizará en un plazo de 12 a 18 meses.
No obstante, estas fuentes han recordado que la fusión propia entre Santander y Popular podría ejecutarse antes de que concluya la integración informática, puesto que no sería la primera vez que conviven dos sistemas informáticos paralelos en un proceso de integración financiera.
Además, Santander ha señalado en el encuentro que ambas partes participarán en el diseño de su integración y ha añadido que convocarán de nuevo a las centrales sindicales cuando "tengan claros los datos".
Según las fuentes consultadas, los sindicatos están preocupados porque la decisión de acabar con las anteriores marcas supondrá, a priori, "el mayor reajuste" en número de oficinas y, en consecuencia de personal.