Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santander controlará un 22,2% del nuevo 'gigante inmobiliario' Merlín como primer accionista

Suma una participación indirecta al porcentaje directo que logra tras fusionar Metrovacesa
Santander tendrá una participación del 22,26% como primer accionista de la nueva Merlín, la primera inmobiliaria patrimonialista española surgida de la reciente fusión de la socimi y la inmobiliaria Metrovacesa, frente al porcentaje del 21,9% inicialmente estimado.
El peso final que la entidad que preside Ana Botín tendrá como primer accionista del 'gigante inmobiliario' resulta de sumar una participación indirecta del banco al porcentaje del 21,9% que obtiene al fusionar Metrovacesa, en la que controlaba el 70% del capital.
En concreto, el Santander contará con 104,60 millones de acciones de la nueva Merlín, representativas de dicho 22,268% de su capital, según ha comunicado a los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
Este porcentaje está valorado en unos 1.020 millones de euros en función de los actuales precios de mercado. De total, un 16,69% lo ostenta de forma directa y el otro 5,571%, indirectamente a través de sicavs y sociedades instrumentales y de Altamira Santander Real Estate.
De su lado, BBVA, segundo accionista de Metrovacesa con un 20,5% de su capital, tendrá un 6,444% de Merlín, tal como estaba previsto, mientras que Banco Popular ha convertido su 9,1% en la inmobiliaria en un 2,86% de Merlín.
COMPROMISO DE PERMANENCIA.
Además, tal como Santander y BBVA recuerdan en sus comunicaciones al supervisor del mercado, ambos han entrado en el capital de la compañía que dirige Ismael Clemente con voluntad de permanencia a largo plazo.
Así, las entidades se han comprometido a permanecer en el capital de Merlín por un periodo de al menos seis meses tras la fusión, que culminó este pasado lunes, 31 de octubre, y posteriormente se han impuesto una serie de procedimientos para el caso de que pretendan vender acciones.
Los dos principales bancos del país se han estrenado así como los dos nuevos primeros socios de referencia de Merlín, que el pasado lunes debutó como primera patrimonialista española y una de las primeras de Europa, dado que suma activos en alquiler valorados en unos 9.300 millones de euros.
La 'nueva Merlín' ve la luz con una cartera de edificios de oficinas, centros comerciales y centros logísticos en renta que suman más de tres millones de metros cuadrados de superficie y capacidad de generar ingresos por rentas de 450 millones de euros al año.
En esta cartera destacan algunos inmuebles emblemáticos, como son la Torre Madrid de la Plaza España de la capital, una de las cuatro torres del Norte del Paseo de la Castellana de Madrid, otros cuatro edificios de este eje de la ciudad y otros tantos en la Avenida Diagonal de Barcelona. También cuenta con casi 900 sucursales de BBVA.