Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mas planta a Sáenz de Santamaría en Barcelona por cuestiones de protocolo

La vicepresidenta del Gobierno y presidenta en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, ha advertido este jueves en Barcelona del riesgo que conlleva perder "la concordia, la convivencia y la estabilidad", y ha ensalzado las virtudes de que la Generalitat y el Gobierno central trabajen juntos con un mismo objetivo. Respondía así al plante protagonizado por el presidente de la Generalitat, Artur Mas que decidido no asistir por un desacuerdo con el protocolo al acto organizado por Fomento del Trabajo al que ambos estaban invitados.

"Pocas veces nos preguntamos cuánto vale la concordia, qué valor tiene la convivencia o cómo se mide lo que aporta la estabilidad. Hay cuestiones que solo somos conscientes de lo que valen cuando se corre el riesgo de perderlas", ha afirmado durante su intervención en la entrega de las Medallas de Honor y los Premios Carles Ferrer Salat que otorga la patronal Fomento del Trabajo.
En un acto marcado por la ausencia a última hora del presidente de la Generalitat, Artur Mas, como consecuencia de un desacuerdo de protocolo, Santamaría ha apelado al diálogo y a la lealtad institucional para lograr la recuperación económica: "Juntos seremos capaces de alcanzar las metas a las que no podemos aspirar por separado".
Explicaciones de la Generalitat
Según han explicado fuentes de la Generalitat, se había acordado que Mas hablase después de ella como presidente, pero Sáenz de Santamaría lo ha hecho en último lugar porque no ejerce este jueves de vicepresidenta, sino de presidenta en funciones dado que el presidente Mariano Rajoy está de viaje oficial en la Cumbre Iberoamericana.
Ambos estaban invitados al acto de entrega de las Medallas de Honor y de los Premios Carles Ferrer Salat, con los que la patronal reconoce la actividad de empresarios, empresas y entidades.
El encuentro llega la misma semana que el Ejecutivo catalán ha hecho pública una "lista de deslealtades" por parte del Estado, en la que cifraba en 9.375,7 millones de euros los incumplimientos del Gobierno central con la Generalitat, un hecho que ha llevado al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, a acusar al Govern de "mezclar cifras indebidamente".
Antes, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró el lunes a los barones territoriales del PP que no participaría de un "intercambio de cromos" con Cataluña, una intervención a la que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, replicó advirtiendo que estaba en juego mucho más que un cambio de cromos.
En el plano empresarial, el acto se celebra tres semanas después de que la junta directiva de Fomento decidiera no entrar a formar parte del Pacto Nacional por el Derecho a Decidir, al considerarlo una "plataforma de acción política", aunque sí que optó por apoyar el manifiesto elaborado por el expresidente del Parlamento, Joan Rigol.
El organismo acordó secundar el documento sobre el derecho a decidir porque reclama un diálogo con instituciones del Estado "para encontrar las condiciones legales para el ejercicio de este derecho a decir", y reiteró su defensa del pacto fiscal y del diálogo institucional.
Este año la patronal entregará tres Medallas de Honor: una en reconocimiento a la Trayectoria empresarial, otra para el Empresario del año y la última a título póstumo a Jordi Comas, quien fue presidente de la Federación de Organizaciones Empresariales de Girona (Foeg) y vicepresidente de Fomento del Trabajo.