Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

S&P dice que sus perspectivas sobre Enagás no se ven afectadas por el fin de la concesión en Perú

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor*s Global ha afirmado que sus calificaciones y perspectivas sobre Enagás no se ven afectados por la posibilidad de que el Gobierno peruano puede dar por terminada la concesión en el proyecto de Gasoducto del Sur de Perú (GSP)al no producirse el cierre financiero en la fecha prevista.
Así, la agencia ha comunicado que sus calificaciones y perspectivas sobre Enagás se mantienen en A-/Estable/A-2, según ha comunicado este lunes el gestor del sistema gasista a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
El pasado viernes, Enagás aseguró que recuperará la inversión realizada en el proyecto de Gasoducto del Sur de Perú (GSP) en un plazo máximo estimado de tres años en caso de que termine la concesión, por lo que ratifica sus objetivos de crecimiento de beneficio neto y de pago de dividendo establecidos en el 'outlook' 2016-2020.
El gestor del sistema gasista, socio operador del proyecto GSP, y Graña y Montero, socio peruano del proyecto, han constatado que el cierre financiero del proyecto GSP no ocurrirá antes de la fecha prevista del próximo 23 de enero, circunstancia que podrá dar lugar a la terminación de la concesión.
Según establece el contrato de concesión, sujeto a derecho peruano, en caso de terminación de la misma el concedente deberá proceder a subastar la concesión.
Con la suma que se obtenga en la subasta el concedente abonará a GSP hasta un máximo del valor neto contable de los bienes de la concesión, deducidos los gastos incurridos en el proceso de subasta. El concedente garantiza como mínimo el 72,25% del valor neto contable de los bienes de la concesión.
"Los términos del contrato de concesión y demás acuerdos firmados entre los socios del proyecto nos permite estimar a día de hoy, que en caso de terminación de la concesión, Enagás recuperaría la inversión realizada en el proyecto en un plazo máximo estimado de tres años", ha afirmado la compañía, que ha señalado que esta estimación se soporta, asimismo, en los análisis realizados por asesores externos, tanto jurídicos como financieros.
Enagás cuenta desde la aparición de actuaciones procesales contra Odebrecht (julio 2015) con un grupo de trabajo que, con la colaboración de asesores externos, se dedica con carácter exclusivo e independiente de la actividad ordinaria de la compañía a proteger sus intereses en el proyecto GSP.