Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

S&P mantiene la perspectiva 'en desarrollo' del 'rating' de BPI

La agencia de calificación crediticia Standard and Poor's (S&P) ha decidido mantener la perspectiva 'en desarrollo' del 'rating' de BPI tras la eliminación de las restricciones de voto que llevó a cabo este miércoles la junta de accionistas de la entidad portuguesa, que dio pie a una mejora del precio de la Oferta Pública de Adquisición (OPA) ofrecido por CaixaBank.
La resolución de esta perspectiva a 'positiva' o 'negativa' sigue dependiendo de cómo se resuelva la OPA de CaixaBank sobre BPI y de su impacto sobre la entidad portuguesa, según ha informado la agencia en un comunicado.
El 'rating' de BPI otorgado por S&P podría empeorar si la OPA fracasa, si los accionistas se encuentran divididos, si la capacidad de avance de los gestores es limitada o si el banco no presenta un plan factible para resolver la "excesiva" concentración en Angola.
Sin embargo, la agencia ha advertido que podría mejorar la nota de la entidad portuguesa si la compra por parte de la catalana sigue adelante o la OPA no tiene éxito, pero BPI encuentra una solución "efectiva" para cumplir con las demandas del regulador sin poner en peligro su perfil financiero y empresarial.
La agencia confirmó el pasado mes de abril el 'rating' de CaixaBank y mantuvo en revisión el de BPI tras el anuncio de la OPA. El estado de vigilancia de la nota 'BB-' de BPI pasó de 'negativo' a 'en desarrollo'.
Este miércoles, la junta de accionistas de la entidad portuguesa aprobó la eliminación del límite del 20% de los derechos de voto que marcan los estatutos de la entidad con la abstención del segundo accionista, la empresaria angoleña Isabel Dos Santos a través de la compañía Santoro.
BPI ofreció el control de la entidad angoleña BFA a Dos Santos a cambio de su visto bueno a la eliminación del límite de derechos de voto, condición que ponía CaixaBank para llevar adelante su OPA sobre BPI.
En consecuencia, Caixabank mejoró el precio por acción hasta los 1,134 euros en la OPA que, tras la eliminación de las restricciones de voto de los accionistas de la entidad portuguesa, pasó a ser "de carácter obligatorio".
Este precio es superior al ofrecido por la entidad catalana en abril, cuando lanzó la OPA voluntaria por 1,113 euros por título. CaixaBank es el primer accionista de BPI con el 45% del capital.