Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

S&P confirma el rating y la perspectiva 'estable' de Iberdrola y destaca su bajo perfil de riesgo de negocio

S&P Global Ratings ha confirmado la calificación crediticia a largo plazo de Iberdrola en 'BBB+' y a corto plazo en 'A-2, manteniendo su perspectiva en 'estable', informó la agencia.
En un comunicado, la agencia destaca que la energética continua mejorando su perfil de riesgo de negocio mediante la reducción de su exposición a actividades liberalizadas y a España, mientras que aumenta la contribución de las actividades reguladas o a largo plazo en Reino Unido y Estados Unidos.
Así, considera que el plan de inversiones de Iberdrola es "ambicioso" y está "bien posicionado" para capturar oportunidades de crecimiento en el negocio regulado de redes.
Además, señala que la perspectiva 'estable' del grupo refleja su opinión de que las actividades de negocio de Iberdrola son "altamente diversificadas y resistentes", con un mayor peso por parte de los ingresos procedentes de actividades reguladas, y valora el compromiso de la compañía con la contención de la deuda.
Iberdrola presentó hoy sus resultados correspondiente al primer trimestre del año, en el que registró un beneficio neto de 828 millones de euros en el primer trimestre de este año, lo que supone un descenso del 4,7% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.
La compañía explicó que los resultados se vieron afectados por las condiciones meteorológicas en España, con una baja pluviosidad que ha supuesto una menor producción hidroeléctrica y con una menor producción eólica, así como por el cierre de la central térmica de Longannet en Reino Unido en marzo de 2016 que afecta a la comparativa del trimestre, y por la situación competitiva en el mercado de clientes en este país.
El beneficio neto del grupo en el periodo se vio así salvado por los resultados de activos no corrientes en el periodo, que se dispararon a 256,2 millones de euros, frente a los 29,1 millones de euros en el primer trimestre del año pasado, gracias a la operación de fusión de Gamesa con Siemens Wind, que ha aportado a la energética 255 millones de euros, tras la dilución de su participación del 20% al 8% en la compañía fusionada, incluidos los 198 millones de euros correspondientes al dividendo extraordinario cobrado el pasado 11 de abril por el cierre de la fusión.