Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

S&P degrada el rating de Venezuela a 'CCC-' por el deterioro económico y las tensiones políticas

La agencia de calificación crediticia S&P Global Ratings ha bajado a 'CCC-' desde 'CCC' la nota de solvencia a largo plazo de la deuda soberana de Venezuela, a la que asigna una perspectiva negativa, lo que implica una calidad muy pobre con alta probabilidad de impago, ante el deterioro de las condiciones económicas y el aumento de las tensiones políticas.
"La política económica sigue siendo errática en un contexto de inflación muy elevada, rigideces fiscales, monetarias y cambiariasseveras, y de controles draconianos sobre las importaciones", apuntan los analistas de S&P.
En este sentido, la agencia prevé que, después de tres años de recesión, el PIB de Venezuela registre en 2017 una contracción del 6%, mientras la tasa de inflación se disparará al 950% desde el 500% de 2016 y el paro alcanzará el 11,4%, frente al 8,4% del año pasado.
La combinación de débiles políticas monetarias, fiscales y otras, han derivado en una inflación ascendente, señala la agencia, apuntando que las dudas acerca de la precisión de los datos económicos reportados handebilitado la confianza del mercado y han dificultado más la realización de pronósticos de inflación.
Asimismo, S&P advierte de que la reducción de la producción petrolera, que representa 95% de las exportaciones de Venezuela, dará como resultado un déficit de cuenta corriente en torno a 4% del PIB este año, lo cual contribuye al deterioro de la liquidez externa, sugiriendo que el Gobierno mantendrá los controles a las importaciones, para intentar preservar el nivel de las reservas internacionales.
De este modo, la agencia considera que no introducir medidas correctivas sustanciales para estabilizar la economía, aminorar el desabastecimiento y revertir el reciente crecimiento de la polarización política, podría llevar a empeorar la liquidez externa y el incumplimiento de la deuda.
"La perspectiva negativa refleja el acentuado riesgo de que el Gobierno venezolano incumpla o lleve a cabo un canje de deuda similar a un evento de incumplimiento en los próximos seis meses", añade la calificadora de riesgos.