Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Roldán (AEB) apela al "sentido de Estado" para consolidar la recuperación, ya que hay que crecer una década

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, ha apelado al "sentido de Estado" para acometer las reformas que necesita España para consolidar la recuperación y ha advertido de que se debe mantener una década de "buen comportamiento" de la economía para dejar atrás la crisis.
"La economía española no puede jugarse su credibilidad. De esta legislatura depende consolidar la recuperación", ha avisado Roldán, quien ha recordado que España ha jugado "con fuego" tras varios meses con un Gobierno en funciones. "Ahora hay que normalizar la vida política", ha instado.
Durante su intervención en un acto organizado por Nueva Economía Fórum, el presidente de la patronal bancaria ha reclamado a los partidos políticos combinar "consenso con pragmatismo", al considerar que queda un "largo camino" por recorrer. "No hay que perder un minuto y hay que mirar hacia adelante con un gran sentido de Estado para acometer las reformas que España necesita", ha ahondado.
En este sentido, ha abogado por mantener la senda de creación de empleo y crecimiento durante el próximo ejercicio, al tiempo que ha advertido de que este año la economía se ha beneficiado de "vientos de cola" como el precio moderado del petróleo y los bajos tipos de interés. "Los vientos de cola no van a empujar con la misma fuerza", ha indicado.
Precisamente, ha avisado de que los efectos positivos de la política de bajos tipos de interés empiezan a "agotarse" e incluso se comienzan a notar los negativos. "La política monetaria ha alcanzado sus límites. El ciclo bajista parece que llega a su fin", ha explicado.
Roldán ha confiado en que el Gobierno sea capaz de aprobar los Presupuestos para 2017 y ha defendido respetar los compromisos fiscales con Bruselas. "No nos queda otro remedio", ha zanjado, para después señalar que unas terceras elecciones generales "no serían buenas para nadie".