Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rato renuncia a la indemnización de 1,2 millones que le correspondía en Bankia

Se lo ha hecho saber por carta a Goirigolzarri, actual presidente de Bankia

Así podrá trabajar en una entidad durante los dos años posteriores a su salida

El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, ha renunciado a la indemnización por importe de 1,2 millones de euros que le correspondía en virtud de una de las cláusulas del contrato suscrito con la entidad financiera. De esta manera, Rato podrá trabajar en una entidad financiera durante los dos años posteriores a su salida.
Rato ha dirigido una carta al actual presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, en la que solicita que no le sean aplicadas las obligaciones establecidas en la cláusula octava de su contrato, que le impedía trabajar en una entidad financiera durante los dos años posteriores a su salida.

En la carta, fechada el 12 de junio y a la que tuvo acceso Europa Press, Rato pide "que se manifieste expresamente por la sociedad la renuncia a su aplicación, con todas las consecuencias que de ello se derivan, incluida la no percepción (...) de la indemnización prevista en la citada cláusula".

El contrato que vinculaba a Rato con Bankia, suscrito el pasado 6 de septiembre de 2011, contenía un pacto de no concurrencia post-contractual, cuya aplicación correspondía a la entidad recientemente nacionalizada.

Si Bankia acepta la propuesta de Rato, el exdirector gerente del FMI quedaría libre para fichar por cualquier otra entidad financiera, sin necesidad de esperar dos años como establecía dicha cláusula.  

Rato, quien presentó su dimisión al frente de Bankia y su matriz Banco Financiero y de Ahorros (BFA) el pasado 7 de mayo, ganó 2,34 millones de euros en el ejercicio 2011. En concreto, percibió 2,05 millones por su labor en Bankia, otros 254.000 euros por su trabajo en la matriz de la cotizada y otros 40.000 euros de Caja Madrid.

Esta retribución de Rato en 2011 se situó en la banda baja de las correspondientes a los presidentes de las cinco mayores entidades financieras españolas. Sólo figuraría por debajo el presidente del Popular, Ángel Ron, con 1,234 millones.

El Gobierno limitó los sueldos de los consejeros directivos y alta dirección de las entidades con ayudas articuladas a través de préstamos recibidos por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) 1, hasta un máximo de 600.000 euros anuales.

Esta renuncia de la indemnización sucede a la aceptación por parte del director financiero de Bancaja, Aurelio Izquierdo, de revisar sus derechos de pensión acumulados que ascienden a 13,9 millones de euros.

El plan de saneamiento dirigido por el sustituto de Rato, José Ignacio Goirigolzarri, para recapitalizar Bankia contempla ayudas públicas por importe de 19.000 millones de euros para garantizar su viabilidad.