Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reyal Urbis recorta un 15% sus 'números rojos'

En la recta final de su concurso de acreedores
Reyal Urbis registró una pérdida de 34,35 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que supone recortar en un 15% los 'números rojos' del ejercicio anterior, gracias a la reducción de costes, la reversión de provisiones y los menores gastos financieros.
La compañía que controla y preside Rafael Santamaría reduce sus pérdidas en la recta final del concurso de acreedores en que está inmersa desde 2013, que acaba de reactivarse tras dos años en suspenso por distintos procesos judiciales.
En la actualidad, la inmobiliaria está pendiente de que los acreedores se pronuncien antes del próximo 30 de mayo sobre su plan de pago de deuda que, en caso de aprobarse, supondría superar el concurso y evitar la liquidación.
A cierre del pasado mes de marzo, Reyal, que figura como uno de los principales morosos de Hacienda, presentaba un endeudamiento de 3.572 millones de euros, un 3% más que un año antes. La compañía presentaba un patrimonio negativo de 3.449 millones.
NEGOCIO DE VIVIENDAS CONGELADO.
En el plano operativo, los ingresos de la compañía crecieron un 2% entre los pasados meses de enero y marzo, hasta suponer 8,94 millones de euros, sustentados por el alquiler de la cartera de patrimonio y los hoteles, dado que mantiene congelado el negocio de promoción de viviendas.
En los tres primeros meses entregó apenas 45 viviendas, mientras mantiene un 'stock' de pisos terminados sin vender de 217 unidades, repartidos en unas treinta ciudades.
De su lado, el negocio de arrendamiento de edificios le reportó 1,79 millones de euros, mientras que los hoteles le generaron 7,10 millones. Reyal cuenta con una cartera de patrimonio de 122.000 metros cuadrados de superficie, valorada en 191 millones de euros.