Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reyal Urbis aprueba hoy en junta su plan para evitar la liquidación

Somete a votación de los socios la propuesta de convenio de acreedores tras lograr que el juez la aceptara
Reyal Urbis aprobará hoy jueves en su junta de accionistas el plan de pago de deuda que ha diseñado para superar el concurso de acreedores en el que la inmobiliaria está inmersa desde 2013 y evitar así su liquidación.
La compañía que controla y preside Rafael Santamaría pedirá a sus socios autorización para saldar parte de la deuda con los bancos mediante dación de activos inmobiliarios.
Reyal incluyó este punto en el orden del día de la junta, toda vez que a finales de marzo desbloquó el proceso de concurso de acreedores al lograr que un juez admitiera el plan de pago de deuda planteado por la compañía dos años antes, en febrero de 2015.
La continuidad de la inmobiliaria está ahora pendiente de que Hacienda, principal acreedor de la compañía, y los bancos acepten dicho plan. Cuentan con plazo hasta el 31 de este mes de mayo para manifestar su adhesión o rechazo al mismo.
Reyal Urbis figura como uno de los principales deudores de la Hacienda Pública en los listados de morosos que el Departamento que dirige Cristóbal Montoro ha publicado en los últimos ejercicios.
PENDIENTE DE HACIENDA Y LOS BANCOS.
La inmobiliaria soporta una deuda total de unos 3.500 millones de euros. Para afrontarla, el plan que la compañía diseñó y presentó en 2015 y que recientemente aceptó el juez pasa por negociar unilateralmente con Hacienda el importe de unos 400 millones que debe a las arcas públicas.
En cuanto a la deuda con los bancos, la compañía ofrece liquidarla mediante dación de activos inmobiliarios. Este plan suponía de facto una quita de deuda dada la devaluación que los activos presentaban entonces, si bien tras la recuperación del sector dicha quita o bien ha desaparecido o bien es menor.
Reyal Urbis, que en 2013 protagonizó una de las mayores quiebras inmobiliarias de la crisis, cerró el ejercicio 2016 con una pérdida neta de 155 millones de euros, 'números rojos' similares a los de pasados ejercicios. Además de terrenos y un 'stock' de unos 220 pisos, la firma cuenta con una cartera de edificios en renta de unos 123.000 metros cuadrados de superficie.