Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Renfe resolverá el próximo martes día 22 el 'macrocontrato' del AVE de 2.600 millones

Siemens, Alstom, Talgo y CAF son los cuatro fabricantes que se lo disputan
Renfe prevé resolver la próxima semana, el martes 22 de noviembre, el contrato de suministro y posterior mantenimiento durante cuarenta años de treinta nuevos trenes AVE, un pedido estimado en 2.642 millones de euros por el que compiten Alstom, CAF, Siemens y Talgo.
La compañía ha fijado para esa fecha el acto público en el que se dirimirá el adjudicatario, según informaron a Europa Press en fuentes del sector.
En este acto se expondrá la puntuación lograda por los modelos de tren propuestos por los distintos fabricantes y, posteriormente, se abrirán lo sobres que contienen sus ofertas económicas. La empresa que logre mejor nota en ambos aspectos será el potencial adjudicatario ('preferred bidder') del pedido.
La contratación deberá no obstante ser ratificada en una posterior reunión del consejo de administración que la compañía ferroviaria convocará una vez verifique y certifique toda la documentación y la oferta económica del adjudicatario.
El denominado 'contrato ferroviario del siglo' consiste en fabricar y suministrar quince nuevos trenes AVE y un pedido adicional de quince trenes más que la operadora irá solicitando por lotes de cinco unidades en función de sus necesidades. Además, incluye el posterior mantenimiento de los vehículos durante cuarenta años.
Renfe busca un tren que circule a una velocidad de hasta 320 kilómetros por hora y de gran capacidad, esto es, que pueda transportar a un mínimo de 400 viajeros.
De trata del primer pedido de trenes de la operadora en al menos una década, y de la primera ocasión en la historia de la compañía en la que recurre a un acto público para fallar su contratación.
La compañía que preside Pablo Vázquez ha elegido este sistema, el que se utiliza en los grandes contratos internacionales, en línea con su objetivo garantizar la máxima transparencia y seguridad jurídica a todo el proceso de contratación.
Con esta compra de trenes, Renfe pretende garantizarse una flota suficiente de vehículos para atender el aumento de demanda de viajeros prevista para los próximos años tanto por el aumento de la movilidad como por la puesta en servicio de nuevas líneas AVE.
DINAMIZARÁ LA ECONOMÍA.
No obstante, la compañía ferroviaria asegura que el pedido contribuirá a la recuperación económica, dado que calcula que generará 1.000 nuevos puestos de trabajo, según datos de la empresa que recoge Europa Press.
Además, dinamizará un sector que cuenta con varias fábricas e instalaciones en España que lleva años centrándose en pedidos para el exterior ante la ausencia de demanda nacional.
Renfe resolverá así este histórico contrato un año después de sacarlo a concurso en diciembre de 2015. No obstante, la compañía tuvo que relanzar el proceso en mayo de este año, para ajustar los pliegos de contratación a un recurso que presentó Bombardier.
Posteriormente, tras el verano, la multinacional canadiense resultó descalificada del proceso por no cumplir su ofertas las condiciones de los pliegos, dejando así la puja por el 'macropedido' entre cuatro compañías, las españolas Talgo y CAF, la alemana Siemens y la francesa Alstom.