Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy cree que se pueden alcanzar 20 millones de afiliados en 2019, pero pide mantener la política económica

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha afirmado este lunes que la economía española avanza por el camino "correcto" y espera que se puedan alcanzar los 20 millones de afiliados en el año 2019, si bien ha pedido seguir manteniendo la actual política económica.
Así lo ha señalado Rajoy en una rueda de prensa tras haber sido recibido en despacho por el Rey Felipe VI en el Palacio de Marivent, en Palma de Mallorca, en la que ha detallado que uno de los puntos que ha tratado con el monarca durante su encuentro ha versado sobre los datos económicos más relevantes.
Rajoy ha destacado que los datos de empleo publicados la semana pasada son "positivos", tanto en lo referido al paro como a la afiliación a la Seguridad Social, al reflejar que se está "caminando por el camino correcto", si bien ha subrayado que hay que seguir manteniendo la política económica actual.
En este sentido, ha recordado que en los debates electorales de 2015 y 2016 desde el Gobierno se afirmaba que si se hacían las "cosas bien" se podrían crear 500.000 empleos al año y finalmente se está consiguiendo generar más de medio millón de puestos de trabajo anualmente.
"El objetivo es no parar y creo que se puede lograr que en 2019 pueda haber 20 millones de empleos trabajando", lo que supondrá una "cifra récord e histórica", ha apostillado Rajoy, quien ha recordado que en un principio el objetivo de 20 millones de afiliados se contemplaba para 2020.
Así, ha recordado que el empleo es la principal preocupación de los españoles y ha celebrado los datos "positivos" de empleo, porque permiten aumentar la recaudación, lo que servirá para dedicar "más recursos" a sanidad, pensiones y al resto de servicios públicos.