Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puig gana la demanda contra Yodeyma por competencia desleal e infracción de marca

El Juzgado de Marca Comunitaria 2 de Alicante ha estimado la demanda interpuesta por Puig contra Yodeyma Parfums, dedicada a la distribución y comercialización en peluquerías e Internet de fragancias que se presentan como imitación de perfumes originales a los que supuestamente equivaldrían en olor, ha informado Puig en un comunicado este lunes.
Según Puig, Yodeyma suministra listados de equivalencias y cuenta con un buscador en su página web que tiene como criterio de búsqueda las marcas de perfumes de Puig, como Carolina Herrera, Paco Rabanne, Nina Ricci y Jean Paul Gaultier, entre otras.
La sentencia afirma que el uso por Yodeyma de las marcas de Puig "en actos de ofrecimiento, distribución, comercialización y promoción de sus fragancias de equivalencia, infringe las referidas marcas y además es constitutivo de competencia desleal por publicidad ilícita y aprovechamiento de la reputación ajena debido a la explotación parasitaria de las marcas notorias de Puig".
Por ello, el juzgado ha condenado a Yodeyma a cesar y abstenerse en el futuro de llevar a cabo cualquier acto de comercialización, ofrecimiento, publicidad o promoción mediante el uso de las marcas de Puig, a retirar del tráfico económico y a destruir a su costa cualquier material publicitario o promocional que contengan estas marcas.
También a suprimir del buscador de su página web el criterio de búsqueda basado en los criterios citados anteriormente, y a abstenerse de suministrar a los establecimientos minoristas o a cualquier tercero, cualquier tipo de material, díptico, listado o medio de identificación que contengan las marcas de Puig.
Por último, también le condena a abstenerse de explotar estas marcas en su actividad comercial por cualquier medio, incluido el discurso comercial a sus clientes o potenciales clientes, así como a indemnizar a Puig.