Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Promarca prevé que la marca blanca seguirá estancada en 2017 y apuesta por la innovación para crear valor

Con niveles de innovación de 2010, el gasto en hogares habría crecido en más de 1.100 millones en 2015 y generado 8.100 empleos más
Promarca, la asociación española de mepresas de fabricantes de marcas líderes de gran consumo, ha subrayado que la marca blanca mantendrá estancado su crecimiento en 2017, al tiempo que ha recalcado que la innovación en los productos permite elevar el empleo y las ventas, creando valor en la economía española.
"En 2016 ha bajado la cuota de mercado de la marca blanca y en 2017 se mantendrá la misma tendencia. Su crecimiento ha sido muy rápido desde 1998 y se elevó sin parar hasta 2013, pero esto se está terminando, porque su penetración ya es del 100% y es difícil que crezca. La marca blanca para crecer tendrá que apostar por la innovación", ha señalado el presidente de Promarca, Ignacio Larracochea, durante la presentación del estudio 'Impacto económico de la innovación en el sector del Gran Consumo', elaborado por KPMG.
Larracochea ha alertado de que las marcas de fabricante apuestan por la innovación para crecer, pero ésta no llega a los consumidores porque la distribución no ponen estos productos en los lineales. "El tema más importante no es que no haya innovación, es que la innovación no llega al consumidor. Se desincentiva a las empresas a sacar nuevos productos. La tasa de innovación en los hogares españoles es el más bajo de Europa", ha subrayado.
Sin embargo, el presidente de Promarca ve en el 'ecommerce' una buena vía para las innovaciones de las marcas de fabricante. "La cuota de las marcas en Internet es más alta que la del distribuidor. Además, con la entrada de operadores como Amazon, el 'ecommerce' se va a acelerar mucho y en 10 años podría tener una cuota del mercado de hasta el 15%, que supondría la misma que tienen ahora Carrefour y Dia juntas", ha ejemplificado.
Larracoechea exige al Gobierno y a los partidos políticos que se proteja la innovación y reitera que sería bueno que todas las empresas y asociaciones se adhieran al Código de Buenas Prácticas Mercantiles, que lleva más de un año en funcionamiento. "Hay que reformar leyes existentes en este sentido para favorecer la innovación. Pedimos al Gobierno una mayor conexión entre la innovación y lo que pide el mercado", ha indicado.
El presidente de Promarca ha puesto en valor un sector que representa el 9% del PIB, que cuenta con 1,5 millones de empleos y que el año pasado aportó 12.000 millones de euros en impuestos al Estado. "Hay que hacer todo lo posible para que la innovación fluya porque cuanta más innovación, más compra el consumidor".
CHOCOLATES, CAFÉS, LÁCTEOS Y AGUA, LAS CATEGORÍAS MÁS INNOVADORAS
El socio de Risk Consulting de KPMG en España, Carlos Pascual, ha explicado que en el estudio se destaca que "el desarrollo de productos innovadores en las categorías impulsa el volumen de ventas y revaloriza el tamaño del sector".
Pascual ha subrayado que la aparición de una innovación aumenta el volumen de venta por hogar en un 1,4% en el periodo analizado en el estudio y ha recalcado que la innovación no solo incrementa las ventas del producto innovador, sino que además tiene un "efecto arrastre" al elevar las ventas del resto de productos no innovadores dentro de la categoría.
El estudio muestra que de haberse mantenido los niveles de innovación de 2010, el gasto de los hogares en las 22 categorías de producto analizadas habría podido crecer en más de 1.100 millones de euros en 2015, y se podrían haber generado hasta 8.100 empleos más.
De esta forma, el informe muestra que chocolates, postres preparados refrigerados y panadería industrial, galletas, helados, aguas, yogur y leche fermentada, cereal, patatas fritas y otros fritos son las categorías que mayor esfuerzo innovador realizan.
Por detrás de ellas se sitúan las bebidas refrescantes, leche líquida, aceite, infusión, fiambre, patés y quesos, platos elaborados, margarina, categoría baby y zumos, mientras que las que menos innovan son las conservas vegetales y las verduras congeladas.