Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Díaz Ferrán podría haber ocultado dos pisos de lujo en Nueva York y un chalet en Mallorca

ex presidente de la CEOE y ex dueño del grupo Marsans, Gerardo Díaz FerránArchivo EFE

El expresidente de la CEOE y copropietario de la empresa Marsans, Gerardo Díaz Ferrán, ha pasado su primera noche en prisión después de que ayer fuera detenido en su casa de Madrid, acusado de alzamiento de bienes y blanqueo de capitales. En su casa la policía ha encontrado 150.000 euros y kilo y medio de oro. El Juez investiga si ocultó dos pisos de lujo en Nueva York y un chalet en Mallorca. Junto a él, han sido detenidas otras ocho personas, entre ellas el también empresario, Ángel de Cabo, que compró Viajes Marsans tras la quiebra.

El empresario español, que ha pasado su primera noche entre rejas, tiene varios procesos judiciales en curso, abiertos en 2010 tras la quiebra de Viajes Marsans.
La Policía ha encontrado un kilo de oro y 150.000 euros en metálico en el registro en la casa del expresidente de la CEOE; 400.000 euros en el domicilio del empresario valenciano Ángel De Cabo y más de un millón de euros, también en metálico, en el domicilio de otra de las detenidas, la secretaria de Cabo, Susana Mora.
Los agentes han intervenido varios coches de alta gama pertenecientes a las empresas de los detenidos en el marco de la 'Operación Crucero'. El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco investiga si Gerardo Díaz Ferrán trató de ocultar a través de una sociedad interpuesta la propiedad de dos pisos de lujo en Nueva York, un chalet en Calviá (Mallorca) y un yate.
Las operaciones de compra-venta de los pisos de Nueva York se habrían llevado a cabo a través de la sociedad Holdisan Inversiones y sus dos filiales Holdisan Inversiones Nueva York y Holdisan Central Park LLC, que en junio de 2007 adquirieron dos apartamentos en el hotel Plaza de la ciudad estadounidense por los que pagaron, respectivamente, 7,8 y 2,7 millones de dólares.
Holdisan Inversiones, además, sería también propietaria de un chalet en la localidad de Calviá (Mallorca) y de un yate de 27 metros de eslora llamado Leuqar --Raquel al revés, nombre de la esposa de Díaz Ferrán, Raquel Santamaría--. El 5 de junio pasado el juez Velasco ordenó el bloqueo del yate, para evitar un intento de traslado de la embarcación fuera del territorio de la Unión Europea (UE).
En total han sido detenidas nueve personas entre Madrid y Valencia a los que se les acusa de haber cometido presuntamente delitos relacionados con el alzamiento de bienes, blanqueo de capitales e insolvencia punible, entre otros. La Policía no descarta además nuevos arrestos.
En el marco de estas detenciones se han llevado a cabo ocho registros tanto en los domicilios particulares de los arrestados como en domicilios sociales de empresas.
Además de Díaz Ferrán y el empresario valenciano Ángel De Cabo, también ha sido arrestado el empresario Iván Losada Castell, consejero delegado de Nueva Rumasa y colaborador en Posibilitum de De Cabo. La Policía también ha detenido a Susana Mora, quien actuaba como secretaria de Losada --según fuentes de la investigación-- a su cuñado Teodoro Garrido y los testaferros de De Cabo, Rafael Tormo, Antonio García Carmelo José E. G.; Antonio G.E., y José Enrique P.M.
Esta operación parte de la investigación iniciada a partir de la querella presentada por AC Hoteles, Meliá, Pullmantur y el grupo Orizonia contra los antiguos propietarios de la agencia de viajes Marsans, Gerardo Díaz Ferrán y el fallecido Gonzalo Pascual, Ángel de Cabo, y la empresa Possibilitum.
Díaz Ferrán, que ha pasado la noche en los calabozos policiales, está además implicado en varias causas judiciales, una de ellas por la concesión de un crédito de 26 millones de euros que le concedió Caja Madrid y por la quiebra de Marsans.
Este miércoles, el expresidente de la patronal española en el periodo de 2007-2009, tiene pendiente una citación judicial para declarar por la primera de estas causas y podría ser indiciariamente autor de delitos societarios y falsedad documental.