Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno aprueba las cuentas de 2013 con todos los grupos políticos en contra

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a su salida del hemiciclo del Congreso de los DiputadosEFE

La oposición ha expresado este jueves, en el último Pleno del Congreso del año, su rechazo a los Presupuestos de 2013 que, a su juicio, deprimen el crecimiento y aumentan las desigualdades sociales, tal y como han ido explicando los portavoces que, con la excepción del PP y UPN, han avanzado su voto en contra de las enmiendas del Senado, con cuyo debate concluye la tramitación parlamentaria de este proyecto.

Finalmente las cuentas han sido aprobadas en el pleno del Congreso y ha incorporado 89 enmiendas.
Entre ellas, la ampliación en 23.000 millones el fondo de rescate autonómico, también conocido como Fondo de Liquidez Autonómico (FLA).
Asimismo, el Congreso ha aprobado el polémico impuesto al 0% sobre los depósitos bancarios, además de la deducción por la compra de vivienda.
Las críticas de la oposición
El socialista Joan Rangel ha acusado a los 'populares' de haber convertido el debate "de la ley más importante del año" en un mero "trámite" en el que "han batido el récord" de no admitir casi enmiendas de la oposición.
"Se han refugiado en su mayoría absoluta para imponer su particular receta, que se llama recortes", ha acusado.
Tras pronosticar que las cuentas serán "autoenmendadas más pronto que tarde" porque "se basan en previsiones irreales", ha acusado al Gobierno de optar por una vía de "reducción del déficit público a toda cosa y a costa de todos". "A una minoría privilegiada se la protege y amnistía, y a la mayoría se la carga de tributos y repagos.
Por su parte, el portavoz económico de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Alberto Garzón, ha señalado que las cuentas están "secuestradas por la troika" y "se basan en la fe de que las reformas funcionen" para acabar creando "empleos de miseria y un empobrecimiento de la sociedad".
Pere Macías (CiU) ha solicitado al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que "recapacite" y reparta entre las comunidades autónomas el margen de consolidación fiscal que logró con una "buena gestión" con la UE, cuando se flexibilizó el objetivo.
"El Gobierno español tenía a través de estos Presupuestos la posibilidad de administrar (dicho margen), pero lo que consiguió no lo ha ofrecido a las comunidades autónomas", ha añadido, para apostillar que "esto es un error".
La portavoz de UPyD, Rosa Díez, ha recalcado que votará nuevamente en contra de "unos malos presupuestos" que sólo sirven para "consolidar la crisis, no para combatirla". Además, ha señalado que son "tan falsos como las promesas del PP" e "injustos" al recortar partidas como la sanidad o la educación. Asimismo, ha acusado directamente a Montoro de creer que la crisis es como la de tiempos de Aznar y le ha reprochado que crea que "con aguantar las cosas se van a resolver".
Por parte de Amaiur, Iker Urbina ha criticado que se destinen "grandes partidas a pagar al rey, al ejército y a los banqueros" mientras se lleva "a la ruina" a los ciudadanos, y ha exigido al Gobierno que deje a los vascos "decidir en paz cómo gastan su dinero y qué políticas fiscales son las adecuadas, sin ingerencias del Tribunal Constitucional ni de abogados del Estado ni de nadie".
Teresa Jordá (ERC) ha pedido que "no se recorte en sanidad o educación" sino "en viajes institucionales, en tarjetas de crédito de altos cargos, en trenes que no llevan pasajeros o en F1". En su opinión, los Presupuestos "son la plasmación de una ideología neoliberal" y hacen que los ciudadanos paguen la crisis.
La diputada de Geroa Bai, Uxue Barkos, ha reiterado su rechazo porque, a su juicio, las "raquíticas" enmiendas del Senado "no han solventado" ni las "dudas sobre la viabilidad de las previsiones" ni la "convicción de que son las cuentas más antisociales" porque "piden más a quienes menos tienen". También se ha quejado del "déficit" con las comunidades, "especialmente" con Navarra.