Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Portugal pide la dimisión de Dijsselbloem por sus comentarios sobre los países del Sur

El Gobierno de Portugal ha pedido la dimisión de Jeroen Dijsselbloem como presidente del Eurogrupo, después de que el ministro de Finanzas holandés acusara a los países del Sur de la Unión Europea de derrochar el dinero en "alcohol y mujeres" para después pedir ayuda.
"El presidente del Eurogrupo no está en condiciones de permanecer al frente del Eurogrupo", ha afirmado el ministro de Asuntos Exteriores, Augusto Santos Silva, en Washington (Estados Unidos), según recoge un comunicado del Gobierno luso.
Santos ha añadido que "El Gobierno portugués comparte la opinión" expresada por varios eurodiputados durante la sesión de este martes de la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara, en la que varios pidieron la dimisión del holandés.
En opinión de Santos, las palabras de Dijssebloem son "inaceptables" y "no son propias de un ministro de Finanzas de un gobierno europeo y mucho menos del presidente del Eurogrupo".
El Gobierno portugués se suma así a las críticas expresadas por eurodiputados españoles de la mayoría de las formaciones políticas. Durante la jornada de este martes, pidieron la dimisión del laborista holandés los eurodiputados Esteban González Pons, del PP, Javier López, del PSOE, Marina Albiol, de IU, y Ernest Urtasun, de ICV, entre otros.
Más tarde se añadieron a las críticas el líder del grupo de Socialistas y Demócratas (S&D) en la Eurocámara, Gianni Pittella, que se preguntó si "una persona con estos pensamientos puede ser considerado todavía como adecuado para (el puesto de) presidente del Eurogrupo".
Por su parte, el lídero del grupo Partido Popular Europeo (PPE) en el Parlamento Europeo, Manfred Weber, ha advertido a Dijssebloem de que la zona euro "va de responsabilidad y solidaridad, pero también de respeto". "No hay espacio para estereotipos", ha añadido el conservador alemán.
También ha pedido la dimisión del holandés la líder del grupo Izquierda Unitaria Europea (GUE), Gabi Zimmer, que ha subrayado que "no tiene la integridad ni política ni moral para liderar el Eurogrupo" tras sus declaraciones "denigrantes, sexistas y xenófobas".
Cuando este jueves fue interpelado por esta polémica en el Parlamento Europeo, Dijsselbloem se negó en varias ocasiones a pedir perdón y alegó que su declaración explicaba su opinión sobre la solidaridad en la UE y defendió que es necesario que todos los países cumplan con los compromisos adquiridos en materia económica.
La polémica surge por las palabras del holandés en una entrevista en el diario alemán 'Frankfurter Allgemeine Zeitung'. "Como socialdemócrata considero la solidaridad extremadamente importante. Pero quien la exige, también tiene obligaciones. No puedo gastarme todo mi dinero en alcohol y mujeres y a continuación pedir ayuda. Este principio se aplica a nivel personal, local, nacional e incluso a nivel europeo", opinó.