Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos exige sancionar a bancos que no devuelvan todo lo "estafado" con cláusulas suelo, incluidos intereses

Reclama al Gobierno que deje de ponerse de lado de las entidades y hable con los partidos y los afectados
En Comú Podem, integrada en el grupo parlamentario de Unidos Podemos, quiere que el Gobierno apruebe un proyecto de ley para obligar a las entidades financieras a devolver todo lo "estafado" con las cláusulas suelo, de forma íntegra, intereses incluídos, y con total retroactividad y que, además, establezca sanciones para aquellas que no lo hagan.
Así costa en la proposición no de ley que han registrado en el Congreso con el objetivo de que la Cámara inste al Gobierno a tomar medidas legales para garantizar el cumplimiento de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que declaró nulas las cláusulas suelo de las hipotecas.
La iniciativa ha sido presentada en rueda de prensa en el Congreso por el diputado de ICV, Josep Vendrell, la también representante de En Comú, Lucía Martín, y el secretario de Relaciones con la Sociedad Civil de Podemos, Rafael Mayoral, quien ha pedido que el ministro de Economía, Luis de Guindos, comparezca para explicar los planes del Gobierno en esta materia.
RECHAZAN UN "PARCHE"
Vendrell ha rechazado el mecanismo extrajudicial sobre cláusulas suelo que prepara el Gobierno porque obligará a los afectados a negociar individualmente con los bancos. "Esto no es un problema individual, es un problema social", ha sentenciado el diputado, incidiendo en que afecta a más de un millón y medio de personas, algunas de las cuales incluso perdieron sus casas, y cuyo monto total puede ascender a 4.200 millones de euros.
"Exigimos una solución justa y eficaz que no sea un parche", ha añadido, reclamando al Gobierno que deje de ponerse del lado de los bancos y en lugar de hablar con la patronal bancaria lo haga con los grupos parlamentarios y las plataformas de afectados.
De ese diálogo, según Unidos Podemos, debe salir un proyecto de ley para declarar nulas las cláusulas suelo en la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, establecer las medidas de reparación para aquellas familias que hayan perdido sus viviendas habituales como consecuencia de la aplicación de este mecanismo y garantizar que los afectados reciben información adecuada de las entidades y administraciones pública.
NI QUITAS NI REDUCCIONES
De su lado, los bancos deberán "asumir el compromiso inmediato de facilitar a sus clientes una certificación detallada y justificada de las cantidades percibidas por la aplicación de las cláusulas" y devolverlas en su totalidad "sin quitas, reducciones u otros instrumentos financieros que pudieran suponer un perjuicio para las personas afectadas".
Y todo ello con "retroactividad total" --realizando el cálculo de las cantidades a retornar desde el momento en que dichas cláusulas empezaron a desplegar sus efectos-- e incluyendo los intereses correspondientes.
Unidos Podemos también demanda "un trato fiscal justo de las devoluciones que no suponga una carga añadida" para los afectados. En este sentido, subrayan que Hacienda deberá facilitar los instrumentos para que los ajustes se realicen una vez se haya recibido de modo efectivo la cantidad correspondiente, sin recargos o incrementos de ningún tipo.
Según la propuesta de Unidos Podemos, las asociaciones de consumidores y la Plataforma de Afectados por la Hipoteca tienen que supervisar todo el proceso y la ley ha de incluir "medidas coercitivas y sancionadoras" para los bancos que no cumplen con "el pago de todas las cantidades cobradas ilegalmente en concepto de cláusulas abusivas".
Además, la norma debería velar por que las entidades financieras no reciban ninguna ayuda pública, ya sea directamente o mediante ayudas fiscales, para reducir el coste del retorno de los intereses cobrados indebidamente por las cláusulas suelo.