Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos critica la fusión de Bankia y BMN y pide que sirva para crear "una auténtica banca pública"

Podemos ha criticado la fusión de Bankia y BMN por los objetivos con los que, denuncian, tiene lugar, y ha reiterado su defensa de que ambas entidades se mantengan bajo la titularidad pública con el fin de desarrollar "una auténtica banca pública".
En un comunicado emitido por la Secretaría de Economía de la formación morada que dirige Nacho Álvarez, Podemos subraya que la operación supone la pérdida de más de 1.100 millones de dinero público por el deterioro en la valoración de los activos de BMN.
Asimismo, lamenta que el criterio que ha predominado en la operación sea el de "realizar la fusión para privatizar Bankia lo antes posible" y remarca que la venta de la entidad fusionada "supondría una vuelta de tuerca en el proceso de privatización".
Para Podemos, la privatización de estas entidades "no sólo supondrá consolidar la socialización de las pérdidas que se ha producido durante la crisis financiera" sino también, subrayan, "una renuncia explícita a desarrollar un sistema financiero público".
La formación morada considera "fundamental" la creación y desarrollo de una Banca Pública y pide el mantenimiento de las plantillas y la red de oficinas de ambas oficinas, así como desarrollar unos servicios financieros de titularidad estatal para "acometer retos ineludibles para nuestra economía".
Así, aseguran que esto permitiría garantizar la canalización del crédito hacia los sectores y actividades fundamentales para la transformación del modelo productivo, facilitaría al acceso al mismo en unas condiciones favorables a las pequeñas y medianas empresas, evitaría la exclusión de familias en el entorno rural y reforzaría los mecanismos de control y regulación sobre la orientación sectorial y el volumen de crédito, lo que evitaría nuevas burbujas inmobiliarias y financieras.