Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos dice que el Gobierno "se deroga a sí mismo" con el adelanto en el Impuesto de Sociedades

El portavoz de Economía del grupo parlamentario de Unidos Podemos, Alberto Montero, ha manifestado que el Gobierno en funciones de Mariano Rajoy "se deroga a sí mismo" al proyectar un adelanto en el pago fraccionado del Impuesto de Sociedades después de aprobar hace un año una reforma fiscal en la que prohibía ese tipo de pagos.
"Ahora, no solo la recuperan sino que incrementan el tipo para los pagos fraccionados. Al mismo tiempo que dicen que bajan los impuestos. Dos contradicciones en el mismo 'pack'", ha señalado Montero en declaraciones a Europa Press.
Asimismo, ha alertado de la "inseguridad jurídica" que, a su juicio, introduce la medida. "No sabemos si las empresas tienen que hacer el pago en octubre o ya en diciembre", ha apostillado el diputado, que considera que "no es precisamente lo que sea muy deseable en este contexto".
DUDA DE SU RESULTADO
Otro de los problemas que el grupo parlamentario detecta al respecto es el resultado que puede lograr la medida, que pretende obtener 6.000 millones de euros para ajustar la desviación en el objetivo de déficit. "Se aplica sobre la base de recaudación de un impuesto con una desviación en el primer trimestre de casi el 100%. El resultado en términos de aportación es más que cuestionable", concluye.
Para Montero, la medida supone "parchear un impuesto que está lleno de agujeros". A su juicio, se han introducido "tantas desgravaciones 'ad hoc'" que este impuesto no sirve para recaudar todo lo que deberían aportar las grandes empresas. "Hay que reformarlo en su integridad", ha apostillado.
El diputado ha declinado anticipar una posición concreta de su grupo, ya que hasta el momento no conocen los detalles de la medida, más allá de la intención del Gobierno de llevarlo a cabo. En todo caso, cree que la negociación que concluyó en el objetivo de déficit para España, pactado con Bruselas en un 4,6% del PIB, "podía haber sido más suave, más ajustado a la realidad".