Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Patronal y sindicatos esperan cerrar hoy el pacto salarial para los próximos tres años

Juan Rosell, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez.cuatro.com

Las patronales CEOE-Cepyme y los sindicatos CC.OO. y UGT mantendrán hoy una nueva reunión en la que esperan poder cerrar un pacto salarial para el periodo 2015-2017 en el marco de la renovación del Acuerdo Interconfederal para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) en su tercer edición.

Pese a que las partes se muestran optimistas de cara a un acuerdo, la información que se conoce sobre sus posiciones y, sobre todo, la firmeza con la que ambos las vienen defendiendo en los últimos días hacen pensar en que las diferencias siguen siendo amplias.
Fuentes sindicales aseguran a Europa Press que su apuesta no varía en torno a un incremento salarial del 1,5% para 2015 --abierto a mayores incrementos en aquellas empresas o sectores donde se puedan negociar--, y el establecimiento de una fórmula de actualización salarial para los dos años siguientes que tenga en cuenta la inflación y el incremento de la productividad, así como todas las cláusulas de salvaguarda.
El objetivo, según CC.OO. y UGT no es otro que empezar a devolver a los ciudadanos el poder adquisitivo sacrificado durante la crisis al entender que la situación ha cambiado y que tras la moderación salarial de la recesión tocan los incrementos salariales de la recuperación.
De facto, una subida de los salarios del 1,5% en 2015 supone más que doblar la recomendación fijada para 2014, que se situó en el 0,6%. Y ese es el argumento que la patronal sostiene para negarse a firmar ese 1,5% y rebajarlo al 0,8% o el 0,9% en 2015.
Para los empresarios, los salarios deben acompasarse al PIB y para nada pueden ligarse a la productividad, puesto que se trata de un concepto "perverso" que puede incrementarse en una empresa no por una mayor actividad, sino por el hecho de que haya habido despidos entre la plantilla.
Desde este punto de vista, la economía ha salido de la recesión y ha vuelto a crecer, pero, suponiendo que avanzara a un ritmo del 2,5% en 2015, este incremento no sería el doble que el 1,4% con el que cerró el 2014, con lo que los salarios tampoco pueden duplicar su ritmo de incremento, sostienen los empresarios.
Desde CEOE-Cepyme se pide prudencia en estos primeros compases de la recuperación con la idea de que aún no se puede dar por finalizada la crisis y menos con la ralentización del crecimiento en Europa y la amenaza de una eventual salida del euro por parte de Grecia.