Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE pedirá explicaciones al Gobierno por su inacción ante la suspensión de pagos de Isolux-Corsán

El PSOE pedirá en sede parlamentaria explicaciones al Gobierno por su "inacción" ante el concurso de acreedores presentado por Isolux-Corsán, que amenaza el empleo directo de 4.000 trabajadores del grupo y otras decenas de miles en empresas relacionadas.
Así lo ha anunciado el secretario de Empleo, Toni Ferrer, quien ha mantenido en la sede de Ferraz una reunión con los representantes de UGT y CC.OO. en Isolux-Corsán. "No hay ninguna explicación, ninguna excusa, que explique razonablemente la inacción del Gobierno cuando ha estado viendo que los planes de viabilidad de la empresa han sido sistemáticamente incumplidos", ha afirmado.
Ferrer ha recalcado en un comunicado que el PSOE expresa su solidaridad con los trabajadores del grupo y comparte su preocupación por el "peligro" que representa para sus empleos el concurso presentado, mientras directivos de la empresa han salvaguardado sus posiciones con "blindajes de cientos de miles de euros".
"Los miles de empleos que se pueden perder, tanto directamente en Isolux-Corsán como indirectamente de las empresas proveedoras, representan un problema de una profunda gravedad que no ha tenido la más mínima reacción del Ejecutivo, y esto es intolerable", denuncia Ferrer.
El secretario de Empleo subraya que el concurso de acreedores de Isolux-Corsán supone una "pésima noticia" para la economía española, no sólo por el "elevado número de empleos que peligran, sino por la imagen que se proyecta en el extranjero de las inversiones españolas, sin que el Gobierno haya movido un dedo para que no se llegase a esta situación".
"Diversos proyectos de la empresa por todo el mundo han sido abandonados --ha añadido Ferrer-- generando una lamentable imagen para las posibilidades de la economía española en el extranjero y poniendo en peligro incluso la integridad de los trabajadores desplazados a terceros países, sin que el Gobierno haya velado a través de su estructura consular por sus intereses".
De ahí que Ferrer se pregunte "con qué confianza van a mirar ahora esos países a las inversiones españolas, a la llamada 'marca España' si su experiencia ha sido negativa por la desidia de directivos de Isolux-Corsán y del Gobierno español".