Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE defiende ante la patronal del sector el derecho a un salario digno de los empleados subcontratados

El portavoz de empleo del Grupo Socialista, Rafael Simancas, ha mantenido este martes en el Congreso una reunión con el presidente de la Asociación de empresas de externalización de servicios auxiliares (ESAP) a propósito de la tramitación de la proposición de ley socialista que pide mejorar las condiciones laborales de los trabajadores subcontratados.
Simancas ha trasladado a los representantes empresariales "la disposición de los socialistas a atender y tener en cuenta sus valoraciones y sus propuestas" en el desarrollo de la ponencia que ultimará esta ley durante el próximo periodo de sesiones, "al igual que se atenderán las propuestas de los sindicatos y otros actores afectados".
Para el Grupo Socialista, la subcontratación de servicios auxiliares "constituye una actividad lícita y positiva para que muchas empresas ganen productividad y competitividad incorporando especialización y tecnología".
No obstante, Simancas ha subrayado que la ley socialista incorpora "nuevas garantías para evitar las situaciones de desigualdad, agravio y abuso" que se producen cuando a los trabajadores subcontratados se les aplican salarios y condicionales laborales "distintas y peores" que las disfrutadas por los trabajadores de la empresa matriz.
EVITAR LA COMPETENCIA DESLEAL.
Así, Simancas ha explicado a los representantes empresariales que la ley propuesta resulta beneficiosa para el conjunto de las empresas, por cuanto "proporciona seguridad jurídica en un sector afectado ahora por una alta litigiosidad judicial".
Además, "evita la competencia desleal entre empresas del mismo sector basada en las rebajas salariales y los recortes de derechos laborales", ha añadido.
"La ley socialista tiene como objetivo fundamental afrontar y resolver la precarización y la pobreza laboral crecientes que ha ocasionado la reforma laboral emprendida por el Gobierno del PP a partir del año 2012, responsable de que en España seis millones de trabajadores cobren salarios por debajo de los 650 euros y hasta un 15% deban ser considerados trabajadores pobres", ha denunciado.