Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PSOE y UGT urgen al Gobierno medidas para reducir el déficit de la Seguridad Social y "renegociar" pensiones

Los socialistas calculan que el déficit de la Seguridad Social alcanzará los 19.000 millones
El PSOE y UGT han firmado un posicionamiento político común para exigir al Gobierno que ponga fin a su "inmovilismo" en la adopción de medidas para reducir el déficit de la Seguridad Social y para "renegociar" la reforma de las pensiones, derogando el actual índice de revalorización de las pensiones y vinculando su variación a la evolución del IPC.
En declaraciones a los periodistas en el Congreso, la portavoz del Pacto de Toledo del PSOE, Mercé Perea, ha criticado el "inmovilismo" del Gobierno ante el déficit estructural de la Seguridad Social, por lo que junto a UGT han acordado trabajar para fijar con los agentes sociales y otros grupos parlamentarios "posiciones claras" para elaborar medidas que sean remitidas al Pacto de Toledo con el fin de que el Gobierno las adopte de forma "inminente".
"Sabemos que vamos a tardar, pero cuanto antes se adopten las medidas, mejor", ha apuntado Perea, tras criticar que el Gobierno ha dado "pocos movimientos" para dar respuesta a los planteamientos de los grupos en el Pacto de Toledo desde su constitución hace cinco meses.
La socialista ha explicado que la primera de las medidas del posicionamiento político común pactado pasa por derogar el índice de revalorización de las pensiones actual, ya que "no tiene en cuenta los planteamientos", por lo que plantea la derogación del factor de sostenibilidad, al ser "totalmente opaco" e impedir a los pensionistas conocer la pérdida de poder adquisitivo que van a sufrir "a partir de ya".
Según Perea, se trata de un planteamiento "de inicio" para atacar el desequilibrio del sistema de la Seguridad Social, y plantear propuestas desde la parte de ingresos, ya que por el lado de los gastos la "única opción" que ven los socialistas es sacar del sistema algunas partidas "improcedentes" de imputar en el mismo.
EXTRAER GASTOS DEL SISTEMA
En concreto, se ha referido a las políticas activas de empleo, que a su juicio deberían ser asumidas por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, y ha abogado por sacar del Sistema los gastos de estructuras, ya que el departamento de Fátima Báñez es el "único" que no se hace cargo del capítulo 1 y 2 de gasto, a diferencia del resto en el que "cada ministerio aguanta su palo".
De esta forma, ha abogado por debatir "en profundidad" en la sede del Pacto de Toledo las medidas para mejorar las situaciones "discriminatorias", como la desigualdad en la carrera de cotización de las mujeres y la entrada tardía en el mercado laboral de los jóvenes, que les supondrá una "merma" en sus pensiones.
"Queremos que el sistema de pensiones y la protección social estén garantizadas en el futuro", ha apostillado Perea, que ha pedido a la ministra de Empleo que durante su comparecencia de este viernes en el Congreso "enseñe las cuentas" de la Seguridad social y plantee medidas para atajar el déficit que, según expertos consultados por el PSOE, podría cerrar con casi 19.000 millones de euros.
DIÁLOGO Y MOVILIZACIÓN SINDICAL
Por su parte, la secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, Mari Carmen Barrera, ha explicado que con el posicionamiento político suscrito buscan poner de relieve un "planteamiento de mínimos", para que el Gobierno abandone sus "posiciones inmovilistas" y adopte medidas en el marco de la negociación del diálogo social, que continuará con un nuevo encuentro el próximo lunes, y en el marco del Pacto de Toledo.
Barrera ha defendido que el sistema de pensiones "no es del Gobierno", sino que pertenece "a todos los trabajadores", por lo que ha reclamado que el Ejecutivo dé "marcha atrás" en la reforma del sistema de pensiones de 2013 que aprovechó en un contexto de mayoría absoluta que "ya no tiene", por lo que a su juicio se trata de una reforma "ilegítima".
En este sentido, ha advertido de que esta reforma conllevará la bajada de las pensiones de un 20% cada 10 años, algo "intolerable", especialmente si se tiene en cuenta que si se votase esa reforma en la actualidad "no ganaría" por el rechazo de la mayoría de los grupos.
La dirigente sindical ha advertido de que UGT combinará la negociación con la movilización para que se renegocie la reforma y se alcance un futuro "donde el consenso del Pacto de Toledo presida cualquier decisión". De hecho, el sindicato realiza en la actualidad una campaña de "conformación de la opinión pública" para informar a la ciudadanía del "futuro de miseria" en materia de pensiones con el sistema actual.