Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP se opone a tramitar en el Congreso la ley de En Comú para subir el salario mínimo

La proposición de ley que En Comú Podem ha llevado al Congreso para subir progresivamente el salario mínimo ha encontrado el respaldo de todos los demás grupos de la Cámara en su debate de toma en consideración a excepción del Partido Popular, que ha anunciado su rechazo, y Ciudadanos, que si bien no ha expresado su apoyo, sí que ha anunciado que no se opondrá.
Además de Unidos Podemos-En Comú-En Marea, el PSOE, ERC, PNV, PDCat y Bildu han anunciado su apoyo favorable para que la ley pueda iniciar su proceso de tramitación en el Congreso, apoyos suficientes para pasar este primer 'corte'.
Durante su debate de toma en consideración, la diputada de En Comú Aina Vidal, ha dicho que la iniciativa "es una ley justa, necesaria y de sentido común", y que tendría "un evidentemente impacto sobre la pobreza y la exclusión". "Es una ley realista, por mucho que digan algunos", ha recalcado.
"REÍRSE DE LA CLASE TRABAJADORA"
Vidal ha criticado que en España tener un trabajo no es sinónimo de estabilidad económica gracias a lo que ella ha acusado como "leyes precarizadoras del PP", así como el escaso incremento en estos últimos años --55,20 euros en nueve años, ha dicho--. El último incremento, un 0,25%, ha sido, a juicio de la diputada, "reírse de la clase trabajadora".
Desde el grupo confederal advierten la brecha existente entre los 655,20 euros mensuales que hay en España y los del resto de los países de la Unión Europea, poniendo como ejemplo a Francia (1.462 e/m) o Reino Unido (1.202e/m). Asimismo, han recordado los "graves incumplimientos" en materia de derechos humanos que señalaba el Comité Europeo de Derechos Sociales en su informe anual de 2015.
Así, tal y como ha recordado Vidal, el Comité apuntaba a que el suelo salarial fijado en España "no asegura un nivel de vida decente" y que su cuantía, por debajo del 50% del salario medio neto --en torno a los 1.880 euros--, suponen condiciones "manifiestamente abusivas".
APOYO DEL PSOE A PESAR DE LAS "DEFICIENCIAS Y CARENCIAS"
Por su parte, el portavoz de Empleo del PSOE, Rafael Simancas, ha señalado que comparte la necesidad de elevar el suelo salarial, aunque detecta "deficiencias" y "carencias" en el texto presentado por la confluencia de izquierdas --aparece un objetivo marcado para 2019 que posteriormente no es especificado, y en todo caso el salario marcado no llega al aludido 60% del sueldo medio--.
"Un país que apuesta por crecer con salarios bajos es un país socialmente injusto, económicamente débil y democráticamente enfermo", ha dicho durante su intervención, calificando esta estrategia de "inhumana, inequitativa e ineficaz".
LOS NACIONALISTAS PIDEN SALARIOS MÍNIMOS TERRITORIALES
En esta línea se ha pronunciado también el portavoz de Esquerra Republicana, Jordi Salvador i Duch, que ha reflexionado que no solo apoyan esta iniciativa "por dignidad, humanidad, y porque es posible", sino también "por necesidad económica". "Aumentar el salario mínimo incrementa el consumo y mejora la economía", ha dicho.
Barandiaran, del PNV, ha hablado de la necesidad de salvaguardar "un nivel de vida decoroso" --"hablamos de si condenar o no a los trabajadores a una renta de pobreza según la Carta Social Europea", ha dicho--, mientras que Carles Campuzano (PDCat), ha recordado la iniciativa que llevó su grupo, y que aprobó la Comisión de Empleo, de acordar un calendario para subir el salario mínimo
Tanto ERC como PNV y PDCat --la antigua Convergència-- han anunciado que si bien apoyan su debate, pedirán que las administraciones autonómicas y locales puedan fijar salarios mínimos ante los diferentes costes de vida de cada territorio.
CIUDADANOS NO RECHAZA, PERO INSISTE EN EL COMPLEMENTO SALARIAL
Sin llegar a posicionarse favorablemente, Saúl Ramírez, de Ciudadanos, ha recalcado que no se opondrán a tomar en consideración de la iniciativa presentada por En Comú, aunque ha pedido que tomar estas iniciativas "en función del contexto", que en el caso de España es el de un país donde 6,5 millones de trabajadores no llegan a final de mes.
Por ello, ha dicho que la ley propuesta "puede quedarse a todas luces ineficiente" y ha defendido el complemento salarial como política pública para "remediar" esta situación. Así, ha dicho que el complemento tiene en cuenta la situación familiar y particular del beneficiario, computa la renta y no desincentiva el trabajo como puede llegar a hacerlo, ha dicho, la renta mínima propuesta por Podemos.
NO TIENE MEMORIA ECONÓMICA NI BUSCA EL ACUERDO, ALEGA EL PP
El Partido Popular ha anunciado su rechazo frontal a la iniciativa, y a través de su diputada Susana López Ares ha desestimado la propuesta porque "busca el desacuerdo". En este sentido, ha recordado que en abril el Congreso aprobó una moción para fijar junto con las organizaciones sindicales un calendario de subida de salario en el que sí se apostaba por llegar al 60% del salario medio.
"No renunciamos a ello ni excluimos a las organizaciones sindicales", ha dicho López Ares, que ha augurado que, en caso de entrar en vigor la ley propuesta, se desencadenará una destrucción de empleo, inflación, y por tanto una pérdida de poder adquisitivo. Tradicionalmente, ha apostillado, los salarios mínimos acaban trasladando a los suelos salariales de los convenios.
En este sentido, ha criticado la falta de memoria económica de la propuesta --habría incrementos presupuestarios en las partidas de los servicios públicos de empleo y el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa)-- y ha pedido que la subida del salario mínimo, de la cual se ha mostrado favorable, se produzca "acorde de la evolución de la economía para no perjudicar a la competitividad de las empresas".