Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PIB crecerá un 1,2% este año y un 1,7% el año que viene

El Banco de España estima que el PIB crecerá un 1,2% este año y un 1,7% en 2015, mientras que la tasa de paro se moderará al 25% este año y bajará al 23,8% el año que viene, según el boletín económico del supervisor que este mes incluye las previsiones económicas para los próximos dos años. La entidad espera que el déficit del conjunto de las administraciones públicas se sitúe en 2014 "en línea" con el objetivo del 5,8% y para 2015 espera una reducción de sólo tres décimas, hasta el 5,5%, con lo que se desviaría más de un punto del objetivo del 4,2%.

La autoridad monetaria indica que los riesgos de que la actividad se desvíe de la proyectada se encuentran "sesgados a la baja" de forma moderada en 2014 y con más intensidad en 2015.
En materia de empleo, el Banco de España espera que esta variable crezca a tasa modestas, del 0,4% en 2014 y del 0,9% en 2015, pero elevadas en relación al crecimiento previsto. Además, atribuye la creación de empleo en el sector servicios a la "prolongación de la moderación salarial y a la mayor flexibilidad del mercado laboral".
El Banco de España espera que el déficit del conjunto de las administraciones públicas se sitúe en 2014 "en línea" con el objetivo del 5,8% y para 2015 espera una reducción de sólo tres décimas, hasta el 5,5%, con lo que se desviaría más de un punto frente al objetivo del 4,2% para el año que viene, si bien precisa que una vez que se conozcan la totalidad de los planes de ajuste presupuestario esta previsión debería reducirse.
En su último boletín económico, el Banco de España afirma que tras cuatro años de consolidación presupuestaria, el ajuste fiscal "pendiente" seguirá siendo uno de los "principales condicionantes" de la evolución macroeconómica en el horizonte de los dos próximos años.
Por el lado de los gastos, la autoridad monetaria ha realizado sus previsiones de déficit teniendo en cuenta la subida del 0,25% de las pensiones en línea con la aplicación del factor de revalorización, la congelación de los salarios públicos, la limitación de la oferta de empleo público, la restricción de la inversión pública, así como el descenso en el gasto en consumo final asociado a la entrada en vigor de la reforma de la Administración Local, especialmente a partir de 2015.
Asimismo, el Banco de España da por hecha una moderación significativa de las transferencias y subvenciones, así como la caída del gasto en prestaciones por desempleo por la dinámica del mercado de trabajo.
A su vez, por el lado de los ingresos, la institución presidida por Luis María Linde apunta que las principales medidas incluyen los efectos en 2014 y 2015 derivados de la ampliación de las bases del Impuesto de Sociedades, el aumento de las bases máximas de las cotizaciones sociales, las rebajas de las cotizaciones sociales a la contratación indefinida (la tarifa de 100 euros), así como las actuaciones incorporadas en la Ley de Emprendedores.
RETIRAR LA SUBIDA DEL IRPF
El Banco de España también ha tenido en cuenta, a la hora de estimar los ingresos previstos, que el gravamen complementario del IRPF, que habría aumentado la recaudación en 2012, 2013 y 2014, expira en 2015, en línea con la legislación actualmente en vigor, lo que tendría un impacto negativo en la recaudación en torno a 0,5 puntos del PIB.
Por el contrario, el instituto emisor no ha tenido en cuenta la reforma fiscal, cuya primera parte entrará en vigor, según ha anunciado el Gobierno, el 1 de enero de 2015, dado que aún no se conocen las medidas que incluirá.