Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PIB crece un 1,4% en 2014, tras repuntar un 0,6% en el último trimestre

La economía española ha crecido un 1,4% en el conjunto de 2014, tras repuntar un 0,6% en el último trimestre, por lo que ha ido afianzando la trayectoria de recuperación que inició en la segunda mitad del año pasado, según las previsiones del Banco de España, que ha elevado una décima la estimación que hizo en julio y también es una décima superior a la previsión del Gobierno para el conjunto del año.

En su último boletín económico, la autoridad monetaria indica que, de confirmarse dichas estimaciones, el PIB habría crecido en el último trimestre un 1,9% en tasa interanual, como consecuencia de la "fortaleza" de la demanda interna privada, mientras que la demanda exterior neta mantendría una contribución al PIB "ligeramente negativa".
En cuanto a la evolución del empleo, estima que en 2014 ha crecido en una tasa próxima al 1%, frente a la caída del 3,3% en 2013. Así, afirma que la creación de empleo ha proseguido a "buen ritmo" en los meses finales del ejercicio, lo que ha permitido que la tasa de paro mantenga la trayectoria descendente de los últimos trimestres, a lo que también ha contribuido en alguna medida la disminución de la población activa.
Para 2015, el Banco de España espera que continúe la recuperación y mantiene en el 2% su previsión de crecimiento, si bien indica que este escenario central está rodeado de un "elevado grado de incertidumbre", ligado en buena medida a las "dudas" en torno a la trayectoria futura del precio del crudo, tras el desplome de las últimas semanas.
Lo que sí ha mejorado la institución para el año que viene es la aportación de la demanda interna, hasta el 2,2% desde el 1,4% anterior, pero en cambio ha empeorado su estimación sobre el sector exterior por la rebaja del crecimiento de las exportaciones, con lo que restará en 2015 dos décimas al PIB, frente a la estimación inicial de una aportación positiva de seis décimas.
MÁS EMPLEO E INFLACIÓN NEGATIVA
El Banco de España también ha mejorado para el año que viene la estimación de creación de empleo, hasta el 1,6%, dos décimas más que en julio, por lo que prevé un mantenimiento de la tendencia a la creación de empleo que se viene observando en los últimos trimestres, apoyado en el proceso de moderación salarial y el mayor grado de flexibilidad del mercado laboral.
A pesar de estas mejoras, afirma que la proyección del PIB para 2015 está sometida a "riesgos de desviación en ambas direcciones". Entre los negativos, destaca una evolución menos favorable de los mercados exteriores y, entre los positivos, resalta una mayor moderación de los precios del petróleo, una depreciación más acusada del tipo de cambio del euro y una mejora adicional de las condiciones financieras.
El Banco de España ha revisado a la baja sus previsiones de inflación, tanto para el conjunto de este año, para el que estima un descenso del deflactor del PIB del 0,4%, como para 2015, con un incremento estimado del 0,4%. En términos de IPC, espera que si se mantiene la fuerte depreciación del coste del crudo, la inflación continúe en terreno negativo durante la parte inicial de 2015.
El instituto emisor destaca que en el tramo final del año ha continuado el dinamismo de los principales componentes de la demanda interna privada, que habría crecido un 2,1% este año, y estima que el consumo privado habría repuntado un 0,6% en el último trimestre, así como la inversión residencial, que podría haber experimentado un pequeño incremento, tras crecer ligeramente en el trimestre precedente. También prevé un alza de la inversión en equipo y un leve repunte en otras construcciones.
Al respecto, asegura que los datos apuntan a que en 2014 habría "culminado el ajuste" del sector de la construcción, después de seis años de contracción que han reducido su peso en el PIB en algo más del 50% respecto a los datos de 2006, cuando se alcanzó el máximo histórico.
LOS PRECIOS DE LA VIVIENDA HAN TOCADO SUELO EN 2014
Así, afirma que el descenso de los precios de la vivienda podría "haber tocado suelo" igualmente este año, tras dos trimestres consecutivos de pequeños avances, aunque advierte de que las perspectivas relativas a este sector dibujan en todo caso un escenario de recuperación "muy moderada, no exento todavía de algunas incertidumbres".
En cuanto al sector exterior, la institución presidida por Luis María Linde señala que la recuperación de la economía española "está basculando sobre el gasto interno", dado que la demanda externa continúa siendo débil, e incluso habría tenido una aportación negativa al PIB en el último trimestre del año (-0,1%) y en el conjunto de 2014 (-0,8%), por primera vez desde 2007. Por ello, pone de manifiesto la necesidad de profundizar en la mejora de la competitividad de la economía.
Sobre la evolución del empleo, estima para el cuarto trimestre un avance de la ocupación en términos de Contabilidad Nacional similar a la del periodo de julio-septiembre, cuando creció un 0,5% en tasa intertrimestral, con una contribución cada vez mayor de las ramas que se han incorporado más tardíamente a este proceso: la industria y la construcción. De confirmarse esta estimación, el empleo habría crecido a una tasa próxima al 1% en 2014, frente al descenso del 3,3% en 2013.
FLEXIBILIDAD DEL MERCADO LABORAL
No obstante, matiza que la recuperación del empleo a lo largo del año se ha focalizado en el empleo temporal, si bien afirma que desde el segundo trimestre se observa un aumento gradual del empleo indefinido, y asegura que la mayor capacidad para adecuar las condiciones laborales a las diversas situaciones económicas de las empresas está siendo un "elemento decisivo" del comportamiento de la ocupación este año.
"Consolidar estos mecanismos de flexibilidad y diversificación que se han ido configurando mediante las reformas introducidas resulta fundamental para absorber de forma rápida el elevado número de desempleados todavía existente", subraya.