Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PIB per cápita de España en 2016 fue del 92% de la media de la UE y 14 puntos inferior a la eurozona

El PIB per cápita de España en 2016 se mantuvo en el 92% de la media de la Unión Europea por segundo año consecutivo y se situó 14 puntos por debajo del promedio de la eurozona, según los datos preliminares publicados por la oficina estadística comunitaria, Eurostat.
La riqueza por habitante de España alcanzó su máximo en 2007, justo antes del inicio de la crisis, cuando llegó a superar en tres puntos la media de la UE. Desde entonces, el PIB per cápita español bajó hasta el 101% en 2008 y en 2009, el 97% en 2010, el 94% en 2011, el 92% en 2012, el 91% en 2013 y 2014 y el 92% en 2015 y 2016.
Los mayores niveles de renta per cápita en 2015 se registraron en Luxemburgo (267% de la media comunitaria), Irlanda (177%), Países Bajos (128%), Austria (126%), Dinamarca (125%), Suecia (124%), Alemania (123%), Bélgica (118%), Finlandia (109%), Reino Unido (108%) y Francia (105%).
Justo por debajo de la media de la UE se sitúan Italia (96%), Malta (95%) y España (92%), seguidos de República Checa (88%), Eslovenia (83%), Chipre (81%), Portugal y Eslovaquia (77% ambos), Lituania (75%) y Estonia (74%).
Los países más pobres de la UE en 2015 serían Bulgaria (48% de la riqueza media comunitaria), Rumanía y Croacia (59%), Letonia (65%), Hungría y Grecia (67%) y Polonia (69%).
Si se utiliza como indicador el consumo per cápita, que se considera mejor adaptado a la hora de reflejar la situación de los hogares, España se situó en 2016 en el 89% de la media comunitaria, frente al 88% del año anterior. En esta caso, la diferencia con la medida correspondiente a la eurozona (105%) se situó en 16 puntos.
Entre los Veintiocho, diez miembros registraron una lectura de consumo por habitante superior a la media de la UE, con Luxemburgo a la cabeza (132%), por delante de Alemania (122%), Austria (118%), Reino Unido (115%), Dinamarca y Finlandia (114%), Bélgica (113%), Francia, Países Bajos y Suecia (los tres 111%).
Por debajo de la media comunitaria se situaron Italia e Irlanda (97%), Chipre (90%), España (89%), Lituania (86%), Portugal (82%), Malta (81%), República Checa (78%), Grecia y Eslovaquia (77%), Polonia y Eslovenia (75%). En el extremo más bajo, aparecen Bulgaria (53%), Croacia (59%), Rumanía y Hungría (63%), Letonia (67%) y Estonia (71%).